Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

"CiU y el PSC impulsan una política lingüística que supone la expulsión del castellano"

Barcelona
Alberto Fernández Díaz (Barcelona, 1961), abogado, se presenta por primera vez como cabeza de lista del Partido Popular con el difícil reto de mantener el listón de su carismático y polémico predecesor, Alejo Vidal-Quadras. Aspira a ser decisivo para moderar los excesos del nacionalismo y dice que no teme por su futuro al frente del PP de Cataluña.

Pregunta. En campaña habla como si en el Parlamento catalán hubiera habido un pacto entre CiU y el PSC. ¿Olvida que en la mayoría de ocasiones ha sido el PP el que ha salvado a Convergència de quedarse en minoría?Respuesta. En los últimos cuatro años, el PSC ha votado en el Parlamento el 87% de las leyes aprobadas. Sólo el PP ha marcado distancias con CiU en las propuestas que han tenido más controversia política porque el PSC ha actuado con seguidismo en los planteamientos nacionalistas.

P. ¿Cómo explica que CiU ningunee al PP de Cataluña?

R. CiU sabe que somos el único partido que puede cambiar las cosas en Cataluña. En los últimos 20 años, CiU y el PSC han defendido una misma forma de entender la sociedad y se han repartido papeles y poderes. Han consolidado una Cataluña endogámica, dominada por una oligarquía de políticos repartidos entre los dos partidos. Con su desprecio, CiU quiere evitar que el PP irrumpa con fuerza y rompa esta situación.

P. Los dirigentes de CiU empiezan a plantearse la posibilidad de entrar en el Gobierno de España. ¿Cómo lo ve?

R. CiU es consciente de que los catalanes valoran la acción del Gobierno en los últimos años y teme no poder capitalizarla. Los catalanes recuerdan perfectamente la colaboración de CiU con el PSOE y saben que lo que ha cambiado en los últimos años es que ahora gobierna José María Aznar. La comparación es odiosa para Pujol.

P. ¿Pero qué papel le quedaría al PP de Cataluña si CiU entrara en el Gobierno de España?

R. Son hipótesis y escenarios que no están previstos. Sólo estamos a las puertas de unas elecciones catalanas.

P. ¿Por qué el PP de Cataluña no quiere entrar en el Gobierno de la Generalitat?

R. Queremos ser decisivos en el Parlamento para moderar los excesos del nacionalismo y garantizar día tras día el cumplimiento de los compromisos que hemos adoptado. Para hacerlo sin condicionantes, creemos que es mejor no entrar en el Gobierno.

P. El coordinador de organización del PP, Pío García Escudero, ha anunciado que Pujol tendrá los votos del PP en la investidura si los necesita. ¿Lo ratifica?

R. Si tuviera asegurados los votos del PP sería una forma de decir que Pujol ha ganado las elecciones. Hasta después de los comicios no abordaremos ningún planteamiento de investidura de nadie y mucho menos el sentido del voto. Es un debate que no se ha planteado.

P. ¿García Escudero se precipitó?

R. No hay ningún planteamiento al respecto y, por tanto, no deja de ser una opinión personal. La decisión política no está adoptada, entre otras razones porque no sabemos el resultado.

P. ¿Cómo juzga, globalmente, la gestión de Pujol en sus 19 años como presidente?

R. Pujol representa una cultura política que debe renovarse, y esto sirve también para Maragall. Llevan dos décadas en primera línea y la continuidad puede acabar siendo un lastre que eclipse sus trayectorias.

P. ¿Pero considera que la gestión de Pujol tiene más claros que oscuros?

R. Creo que su gestión se ha ido oscureciendo. Los claros se han ido oscureciendo por su incapacidad para renovar el discurso y por no reconocer que las cosas han cambiado en los últimos 20 años. Y, evidentemente, por el silenciamiento del pluralismo de la sociedad catalana que ha impulsado junto al PSC.

P. El ministro Piqué, en una entrevista reciente, reabrió las dudas sobre su liderazgo, aunque después rectificó. ¿No está cansado de estas especulaciones en torno a Piqué que parece que él mismo favorece?

R. Creo que forma parte de los culebrones políticos. El PP de Cataluña necesita sumar y nunca habrá controversia ni conflicto entre personas porque creo en la complementariedad de los perfiles. Piqué y Fernández Díaz responden a dos perfiles que forman parte de la realidad de Cataluña; reflejan dos actitudes, dos talantes, dos orígenes... Es la realidad de Cataluña.

P. ¿Piqué le ha aclarado personalmente qué quiso decir exactamente en la entrevista?

R. Entre Piqué y yo no hay nada que aclarar.

P. Sin embargo, ¿no le parece que Piqué tendría que ir con cuidado en sus declaraciones?

R. Él ya ha especificado el sentido de sus palabras, que es claro. No hay que darle más vueltas. No podemos estar permanentemente mirando con lupa ni interpretando lo que pueda decir Piqué o cualquier otro dirigente del PP o del Gobierno sobre Cataluña. La incorporación de Piqué al PP de Cataluña ha sido el mejor ejemplo del aperturismo de nuestra formación.

P. ¿Qué pasará con usted si el PP baja y además no es decisivo?

R. Los únicos que conciben estas elecciones como un plebiscito personal son Pujol y Maragall. Para nosotros, el 17 de octubre no es una fecha de caducidad, sino que es el inicio de una singladura en la que el PP tendrá un protagonismo central y decisivo en Cataluña.

P. ¿No teme por su futuro al frente del partido?

R. Los que temen por su futuro tienen que retirarse en el presente antes de ser pasado.

P. Su campaña se basa en la defensa del pluralismo. ¿Considera que en Cataluña hay persecución del castellano?

R. Tanto nacionalistas como socialistas han impulsado una política lingüística que pretende sustituir un monolingüismo en castellano por otro en catalán. A algunos les gustaría que el castellano desapareciera del ámbito social, económico, institucional y se limitara a ser una lengua de uso doméstico. El castellano no está en peligro en Cataluña por su propia fortaleza y su arraigo social. Otra cosa es que CiU y el PSC impulsan una política lingüística que supone en la práctica la expulsión del castellano de los ámbitos sociales e institucionales a los que tienen acceso.

P. ¿Respecto al discurso lingüístico, hay diferencias entre el PP de Vidal-Quadras y el suyo?

R. No creo en los discursos construidos desde las personas, sino desde los proyectos. El PP siempre ha hecho de la defensa del pluralismo una de sus banderas ideológicas fundamentales en Cataluña.

P. ¿Han cambiado, quizá, las formas?

R. En política, como en cualquier otra faceta de la vida, las formas en que se defienden las cosas te pueden hacer perder la razón.

P. ¿Por qué esconden a Vidal-Quadras en la campaña?

R. Hemos participado juntos en varios actos de precampaña. Vidal-Quadras está ejerciendo su responsabilidad como vicepresidente del Parlamento Europeo. Nadie podía obligar a Vidal-Quadras a presentarse en la lista europea ni a aceptar una vicepresidencia del Parlamento Europeo. Cada uno está donde ha querido estar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de octubre de 1999

Más información

  • Alberto Fernández DíazCandidato del PP de Cataluña