Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atacada por segunda vez la casa de un edil de UPN en Villava

Varias personas atacaron con cocteles molótov en la madrugada de ayer, por segunda vez en los últimos meses, la vivienda del concejal de la formación conservadora Unión del Pueblo Navarro (UPN-PP) en Villava. En el momento del ataque no había ninguna persona en el interior de la vivienda, por lo que no hubo que lamentar daños personales.Los tres artefactos incendiarios se estrellaron, pasadas las dos de la madrugada, contra la fachada del domicilio de José Luis Ruiz Ruiz, y causaron daños materiales en la fachada principal y en las ventanas del piso superior del inmueble del edil navarro. El incendio que provocaron las dos bombas caseras ennegreció las ventanas superiores. Las llamas, sin embargo, no llegaron a afectar al interior del domicilio del concejal, ya que un vecino se percató del incendio y avisó a los bomberos para que lo sofocaran.

El delegado del Gobierno en Navarra, Francisco Javier Ansuátegui, recordó que Villava celebra estos días sus fiestas patronales y aseguró que los saboteadores "han intentado reventar las fiestas, entre otras cosas, porque iban muy bien, y eso no les gusta", manifestó.

Forzar más dimisiones

Ansuátegui pronosticó que los radicales seguirán con este tipo de atentados porque el objetivo es generar miedo y forzar la dimisión de los ediles de la formación regionalista, como ocurrió recientemente con dos ediles de UPN en el municipio navarro de Noáin. Frente a esa estrategia, el vicepresidente del Ejecutivo navarro, Rafael Gurrea, dijo que este tipo de acciones violentas "de ninguna manera van a variar la posición de UPN ni del Gobierno, por lo que toda esa manifestación de terrorismo es absolutamente inútil". El propio concejal atacado aseguró: "De momento, ni me planteo siquiera la posibilidad de dimitir". UPN fue la lista más votada en las pasadas elecciones en Villava, aunque el alcalde pertenece a una agrupación independiente, que logró el cargo al llegar a un acuerdo con los tres concejales de Euskal Herritarrok (EH) y el único de IU.Un segundo incidente se produjo en Vitoria, donde varios desconocidos colocaron junto a una furgoneta del Gobierno vasco un artefacto casero compuesto por dos aerosoles, que posteriormente rociaron de líquido inflamable y le prendieron fuego, según informaron portavoces de la policía vasca. Como consecuencia del sabotaje, la puerta del conductor quedó ennegrecida.

Por otra parte, cerca de una veintena de pintadas amenazantes aparecieron ayer en las calles de la localidad alavesa de Amurrio contra Santiago Abascal, portavoz del PP en las Juntas de Alava y concejal en esta localidad alavesa, según informaron fuentes del partido popular en Euskadi. En algunas paredes se le tildaba de "carcelero" y en otras se podía leer: "Abascal, al cementerio". Su comercio ya ha sido objeto de varios sabotajes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de octubre de 1999