Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una explosión de gas en Móstoles hiere de gravedad a una vecina

La explosión por una fuga de gas el domingo por la noche en el aparcamiento de residentes de las calles de Velázquez y de Magallanes, en Móstoles, causó quemaduras de segundo y tercer grado a Adela N.R., de 20 años. La joven accionó el interruptor que da luz al recinto, momento en el que se produjo una deflagración que desencadenó el derrumbe de las paredes de la tercera planta del aparcamiento.

La víctima regresaba a casa en su coche. Entró en el aparcamiento de residentes que corresponde a su domicilio, en la avenida de Magallanes, que consta de tres plantas. Eran las 23.30. Aparcó y se dirigió al aseo de la planta superior. Al accionar el interruptor de la luz sobrevino la deflagración. La llamarada le causó quemaduras en manos, muñecas y muslos. La joven tuvo que ser trasladada por el 061 a la unidad de quemados del hospital La Paz. Anoche, su pronóstico era grave.Además, la explosión destrozó tabiques, techos, tuberías, escaleras de servicio, ascensor y otros zonas del aparcamiento, de 400 plazas. "Se ha llevado más de cien metros cuadrados de techumbre", declaró un vecino. También resultaron dañados numerosos vehículos estacionados en la tercera planta del aparcamiento. "Puede haber cerca de treinta coches afectados, con rotura de cristales y numeroso golpes y abolladuras", explicó otro.

Desalojo

Los bomberos, protección civil y policía local desalojaron el estacionamiento ante el riesgo de nuevas explosiones. Técnicos de la Dirección General de Industria, del Ayuntamiento de Móstoles y del cuerpo local de extinción de incendios (bomberos), inspeccionaron la zona afectada por la deflagración y ordenaron el desalojo del garaje ante el riesgo de nuevos derrumbes. Estos expertos descartaron de inmediato que las causas del siniestro se debieran a un escape de gas metano procedente de las alcantarillas municipales como se apuntó en un principio. A medida que avanzaban las investigaciones, cobró fuerza la hipótesis de una fuga de gas propano procedente de una tubería, por lo que se cortó el suministro a las viviendas de la cercana urbanización El Recreo y se ordenó el desalojo de todos los coches del aparcamiento en previsión de nuevas deflagraciones.El alcalde de Móstoles, José María Arteta, del PSOE, se trasladó hasta el lugar del siniestro en la madrugada del lunes. Ante las preguntas de los informadores, dijo: "Lamento lo que le ha ocurrido a Adela y deseo su pronta recuperación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de octubre de 1999

Más información

  • La deflagración se produjo al dar la luz en un garaje