Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Júbilo entre los partidos afines y preocupación en Israel

El auge del partido nacionalista de Haider en las elecciones legislativas austriacas ha provocado alarma entre los políticos europeos y de Israel, y entusiasmo entre los movimientos de ultraderecha."Lo que hoy puede ser realidad en Austria, llegará a serlo mañana en Francia", declaró Bruno Megret, del partido francés de extrema derecha, Movimiento Nacional Republicano. Por su parte Mario Borghezio, de la separatista Liga Norte de Italia, celebró "este paso decisivo en la lucha contra la globalización y la inmigración, que amenaza la identidad de nuestros pueblos".

La diputada de Alianza Nacional (Italia) Alessandra Mussolini, habló de un "avance de la derecha en Europa". "Los europeos protestan contra los daños causados por años de gobiernos de orientación izquierdista", añadió.

En el lado contrario, el vicepresdiente del grupo parlamentario del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), Gernot Erler, considera que una participación de la derecha radical en el Gobierno austriaco sería una "verdadera catástrofe".

El primer ministro israelí, Ehud Barak, advirtió del peligro de que "se extienda la plaga neonazi y fascista" en Europa. El portavoz del Congreso Mundial Judío en Nueva York afirmó que Austria "debería avergonzarse, es una mancha moral que uno de cada cuatro austriacos haya votado a ese racista y demagogo".

Desde Bruselas, el comisario de Agricultura Franz Fischler, austriaco del OEVP, indicó que con el FPOE en el poder, empeoraría la relación de Austria con la Unión Europea. Los países vecinos de Austria, ante todo la República Checa y Eslovenia, temen que con Haider, Austria obstaculizará la ampliación de la UE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de octubre de 1999