Granada endurece el control contra los coches mal aparcados y las motocicletas

Mano dura con quien aparque mal el coche en doble fila, aceras y en zonas de carga y descarga. Ésta será la receta que, a partir de hoy, implante el Ayuntamiento de Granada para intentar mejorar la situación del tráfico. Las "urgentes medidas de choque" anunciadas incluyen la entrada en funcionamiento de seis nuevas grúas y la "persecución" de los conductores de motocicletas que infrinjan la ley, considerados por el Consistorio un peligro público y responsables en parte del caos circulatorio.

El concejal de Tráfico, el socialista José Antonio Orta, dijo que estas medidas responden al clamor popular de lamento por las continuas infracciones que perjudican el tráfico y a los ciudadanos. El edil considera que de los 30.000 ciclomotores matriculados en Granada, son sólo 500 los que infringen las normas y perjudican la convivencia. Contra ellos anunció "medidas de rigor". "Vamos a perseguir, en el buen sentido de la palabra, a quienes truquen la velocidad o el escape de las motos y también a los talleres o mecánicos que lo posibiliten. Incluso pediremos que se les lleve ante el juez porque creemos que puede existir un delito penal", advirtió Orta. El Ayuntamiento considera que existen tres tipos de motociclistas infractores: los que conducen a gran velocidad acuciados por la presión de trabajo, como los repartidores de pizza; los tironeros; y los que conducen habitualmente con temeridad y agresividad. A estos últimos, Orta los calificó como "escopetas cargadas y sin seguro" y dijo que el Consistorio hará una llamada a la corresponsabilidad de los padres y fomentará la educación vial entre los jóvenes. Carga y descarga El segundo caballo de batalla del caos circulatorio en Granada, aseguró Orta, es la costumbre de los conductores de aparcar en zonas de carga y descarga y en las paradas del autobús urbano. "Algo que obliga a los buses a detenerse en la calzada y entorpecer la circulación", dijo. Las actuaciones más contundentes de las seis nuevas grúas, que se unen a las cuatro ya existentes, se desarrollarán en Gran Vía, Recogidas y San Juan de Dios. También se llevarán los coches aparcados en doble fila, en las aceras, en las zonas reservadas a minusválidos y en la ORA sin haber pagado. Para mejorar la situación del tráfico, el Ayuntamiento también prevé restringir el tráfico en los barrios del Realejo y el Albaicín, "siempre con el consenso de los vecinos y los comerciantes", matizó Orta. El Consistorio tampoco permitirá abrir nuevas zanjas del gas o el cable hasta que no se cierren las actuales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción