Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA envía una oleada de cartas de extorsión a empresarios

La organización terrorista ETA ha vuelto a enviar una nueva oleada de cartas a los empresarios del País Vasco exigiéndoles el pago del llamado "impuesto revolucionario", pero en esta ocasión la banda terrorista ha endurecido el lenguaje y las exigencias, según informaron a la agencia Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista. Esta nueva oleada de cartas se ha producido en las últimas semanas y la última de la que se tiene conocimiento tiene fecha de 9 de septiembre. Las citadas misivas extorsionadoras han sido enviadas a empresarios del País Vasco que ya habían recibido con anterioridad cartas exigiéndoles el "impuesto revolucionario".Las fuentes consultadas por Europa Press explicaron que algunos de estos empresarios han recibido cartas amenazantes pidiéndoles diversas cantidades hasta en tres ocasiones desde el mes de marzo. De hecho, añadieron las mismas fuentes, desde que comenzó la tregua se han detectado más de 100 cartas a empresarios enviadas por la banda terrorista ETA.

En cualquier caso, las mismas fuentes precisaron que es muy difícil saber cuántas son las recibidas porque no todos los empresarios que las reciben lo denuncian.

Lenguaje agresivo

En esta ocasión, ETA ha endurecido su lenguaje y el texto de las cartas es mucho más agresivo que el de otras misivas que estos mismos empresarios han recibido durante el último año.

El tono, añadieron fuentes de la lucha antiterrorista, es mucho más amenazante hacia la persona y su patrimonio. Además, la banda recuerda a los empresarios que ya les ha pedido que paguen en otras ocasiones y que éstos no han depositado el pago, por lo que ha decidido incrementar las cantidades, como si fueran intereses de demora, añadieron las fuentes consultadas.

En ocasiones anteriores y durante el año de tregua que precisamente se cumple ahora, las cantidades que la organización terrorista ETA ha exigido a los empresarios oscilaban entre los 5 y los 10 millones de pesetas.

Ahora las cuantías que piden también varían pero se han incrementado. Así, a quien antes pedían cinco millones de pesetas, ahora le exigen alrededor de siete. Fuentes de la lucha antiterrorista, que explicaron que se han presentado varias denuncias por parte de los empresarios que han recibido las cartas en las últimas semanas, aseguraron que se ha detectado que el pago se produce en muy pocas ocasiones y que son muy pocos los empresarios que atienden a esta exigencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de septiembre de 1999