Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

EE y el proceso de paz

Xabier Garmendia sigue en la política sólo "como afiliado al PSE-EE" y por eso agradece hablar del pasado y del presente político; de lo que fue Euskadiko Ezkerra y del momento político que vivimos. "EE fue un partido muy generacional, autónomo e innovador, vivo, obligado a asumir y compartir una cultura diaria de participación democrática y de compromiso con el futuro". "En momentos en que los demás partidos estaban encerrados en su castillo, EE trató de hacerles salir y compartir con ellos una sociedad nueva con muchos siglos detrás. Para nosotros fue una época apasionante; gozamos de la política y por la política", afirma. Garmendia considera que Euskadi vive hoy un momento político muy interesante, en el que la realidad de una sociedad democrática, plural y avanzada se está imponiendo. "La clave estuvo, a mi entender, en la madurez de la propia sociedad, que en un momento determinado se puso por delante de los políticos. Había una violencia que fracasó frente a una realidad instalada desde hace muchos años, con una situación institucional muy consolidada y con un proceso irreversible que se abrió el 25 de octubre del 79, cuando el País Vasco votó democrática y mayoritariamente el Estatuto de Autonomía, con una reconciliación de los vascos consigo mismos, con la democracia y la libertad. Hubo entonces un sector de la sociedad que se quedó al margen y ahora tiene que incorporarse. Para ello, todos, hemos de hacer un esfuerzo de generosidad", afirma con convicción. ¿Podría ser interesante, ahora, la existencia de un partido como EE, es decir, un partido "que llame a las puertas de los castillos para que todos salgan a reunirse y relacionarse en el valle"? Contesta Xabier Garmendia: "Yo creo que eso sería muy bueno, pero ya lo han hecho y seguirán haciendolo organizaciones sociales, y sobre todolo hace una sociedad muy madura como la que tenemos; pero deben hacerlo también quienes rigen unas instituciones muy potentes, fruto de un gran consenso político y reflejo de la pluralidad democrática y viva del país".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de septiembre de 1999