Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aberchan condiciona el pacto anti-GIL a que el Gobierno invierta en Melilla

El presidente de Melilla, Mustafa Aberchan, presentó ayer las cláusulas de la propuesta de pacto presentada a Unión del Pueblo Melillense (UPM) y al PP para acordar un Gobierno de concentración con exclusión del GIL y que incluye exigencias respecto al Ejecutivo central. Durante dos años la presidencia seguiría en manos de Aberchan, de Coalición por Melilla (CPM). "Para ello fui elegido el día de la investidura. Y los dos siguientes años, nos someteríamos a una votación y sería presidente aquel que tenga como mínimo diez votos de apoyo", explicó Aberchan. A esta primera cláusula se opone el presidente de UPM, Juan José Imbroda, que se pregunta: "¿Cómo que él sale con cinco votos de presidente que son los que tiene ahora, y con ellos exige gobernar los próximos dos años y para el segundo presidente exige diez?".

El segundo punto se refiere al reparto de poder. "Los contadores se pondrán a cero y sobre la mesa se pondrán las consejerías, comisiones y sociedades públicas, organismos o cualquier otro ente de poder. La asignación de cada consejería se hará por orden, eligiendo primero la fuerza más votada y después, sucesivamente, elegirán el resto de las fuerzas por orden de representación en las urnas". Como ha sido precisamente CPM la fuerza más votada tras el GIL, en estos dos primeros años de legislatura tendría la presidencia y todas aquellas áreas de poder que le interesasen. Esta actitud ha sido criticada por Imbroda que acusa a Aberchan de tener "secuestrada" a la ciudad".

El tercer punto va dedicado a lo que el presidente llama "aportación del Gobierno central a la corresponsabilidad inherente al pacto". Al Ejecutivo se le exige la reducción del paro en Melilla en un 50% y la construcción en dos años de 2.000 viviendas sociales, entre otras reivindicaciones. Además exige modificaciones en el Estatuto de Autonomía y que visiten la ciudad el Rey y el presidente del Gobierno.

Aberchan asegura que aún no tiene respuesta oficial del PP y UPM a su propuesta, que previsiblemente será negativa, pero ya anuncia que en ese caso contará "grandes verdades al pueblo de Melilla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de septiembre de 1999