Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno acerca a. 105: de los 405 presos de ETA en el primer aniversario de la tregua

El ministro del Interior informó de la medida a los partidos democráticos poco, antes de hacerla pública

El Gobierno de José María Aznar ha movido ficha en el proceso de paz, como le demandaban con insistencia diferentes formaciones políticas, con el anuncio —sólo nueve días antes de cumplirse un año del inicio de la tregua de ETA - del inminente acercamiento de 105 presos terroristas a prisiones próximas a sus lugares de ori gen y la concesión deI tercer grado penitenciario a otros cinco. Entre los primeros figuran Juan José Rego Vidal y. su hijo Ignacio Rego Sebastián, condenados a 3'7y 35 años de cárcel, respectivamente, por intentar asesinar al Rey. El nacionalismo vasco, que preparaba para el día 12 un nuevo documento del Pacto de Lizarra, considera "vergonzante" y "una burla" esta medida.

El Gobierno de José María Aznar decidió ayer por sorpresa el acercamiento' más espectacular de presos de ETA a cárceles del País Vasco o próximas a Euskadi, —105 de un colectivo de 405—, a tan sólo nueve' días del primer aniversario del anuncio de la tregua indefinida por parte de la banda terrorista. El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, explicó que esta decisión gubernamental, calificada de "vergonzante" por el PNV y de "burla" por EH, responde a la petición unánime de los partidos democráticos representados en el Congreso de los Diputados, recogida en dos proposiciones de ley, y una vez que se ha constatado que ETA no ha vuelto a cometer ningún asesinato des4e hace más de 15 meses.

Con esta iniciativa, la más importante adoptada por el Gobierno en el proceso de paz del País Vasco, el Ejecutivo pretende "consolidar la cohesión entre los partidos democráticos", especialmente con el primer partido de la oposición, el PSOE, y evitar nuevas polémicas con aquellas formaciones que venían reclamando precisamente medidas de este calado en un momento tan delicado como el actual, en el que están bloqueados los contactos entre ETA y La Moncloa.

Con este traslado masivo de presos, al que acompaña la concesión del tercer grado penitenciario a otros cinco miembros de la banda, el presidente Aznar también busca recuperar la iniciativa en el proceso, descolocar a ETA y al nacionalismo vasco y quitarles el argumento del "inmovilismo del Gobierno" en un momento que, tras varios meses de parálisis, PNV EA y EH se disponen a pasar a la ofensiva con la puesta en marcha de la Asamblea de Municipios Vascos, prevista para el próximo 18 de septiembre.

El ministro del Interior trató ayer de aclarar que la medida del Gobierno —estudiada durante el verano— es independiente de la decisión de ETA de suspender sus contactos con La Moncloa, confirmada a finales de agosto tanto por Aznar como por la propia banda. "El Gobierno lo ha hecho porque quería asumir su responsabilidad y ha creído que eran las medidas más oportunas para continuar este proceso. No está pensando en qué reacción va a tener ETA o dejar de tener", dijo Mayor.

En esta ocasión se ha elegido un criterio de acercamiento 'de presos distinto al de su preceden te, en diciembre 'de 1998, con la tregua indefinida de ETA recién declarada. En aquella ocasión se benefició a los presos más duros de la banda y básicamente el tras lado consistió en llevar a cárceles de la Península a los 21 reclusos que cumplían condenas en las islas o en el norte de África.

Ahora se beneficia a los presos de ETA que ya han cumplido una -parte importante de su condena, así como a internos, clasificados en segundo grado, con una "conducta normalizada y que participaban en las diversas actividades organizadas por los centros", según la explicación de Interior. Este criterio se ha aplicado a la mayoría de los presos que serán trasladados de inmediato: 67 de los 105. En otros dos casos se atiende a razones humanitarias.

Otros 33, clasificados en primer grado, serán reubicados en las plazas que dejarán libres los 69 internos del segundo grado, con un criterio de' equilibrio de la ocupación de centros. Una vez realizados los traslados, 24 de los 105 presos favorecidos por el acercamiento a prisiones más próximas a sus lugares de origen conseguirán la ubicación en centros del País Vasco. Con estos 24, la suma de etarras encarcelados en Euskadi asciende a 85.

El Gobierno ha eludido en lo posible acercar a presos preventivos ya que, por su aforamiento en la Audiencia Nacional, le ha parecido más oportuna su proximidad a esta sede judicial, en Madrid. No obstante, cinco etarras preventivos han sido beneficiados con el acercamiento.

El ministro explicó en rueda, de prensa las razones por las que el Ejecutivo ha respondido ahora a una reclamación tan insistente, que los partidos nacionalistas, mantenían desde hace años y que los partidos nacionales de oposición reivindicaban más recientemente. Mayor se ampara en la petición unánime del Parlamento, expresada en dos proposiciones de ley aprobadas en noviembre de 1998 y en junio de este año y lo hace, indicó, tras constatar que ETA lleva casi 15 meses sin cometer asesinatos.

También expuso el argumento de que el Gobierno actúa libremente, sin presiones ni coacciones. "Nadie puede pensar que la decisión obedece a una presión de ETA, ahora que los contactos están suspendidos", razonó.

Pero ofreció también una nueva razón de fondo, en la que insistió-durante su intervención: la necesidad de reforzar la cohesión' entre los partidos democráticos, especialmente con el PSOE, en un momento' tan delicado tras la ruptura de los contactos con ETA y la inminente ofensiva política del nacionalismo vasco y del Pacto de Lizarra, que el próximo día 12 hará público un manifiesto con motivo del primer año de su constitución.

Los socialistas habían venido insistiendo en los últimos meses en la necesidad de que el Gobierno 'tomára iniciativas e incluso habían cargado recientemente las tintas contra el PP por el "uso electoralista" 'que hizo en la campaña del 134 de los contactos con ETA. Este último argumento —la' actitud electoralista de Aznar y su indiscreción—también fue utilizado por la banda para justificar la suspensión de contactos con La Moncloa.

El Ejecutivo también se ha preocupado en esta ocasión de cuidarlas formas y ha dado a los socialistas un trato preferente sobre los demás partidos. El lunes por la noche, el ministro del Interior y dos miembros del equipo negociador —Javier Zarzalejos y Ricardo Martí Fluxá— notifica ron y explicaron las medidas al secretario de Comunicación del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y al portavoz de la Comisión de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch. Ayer por la mañana, lo supieron el resto de los partidos.

A unos y otros se les dejó el mismo mensaje. "Esta decisión tiene que ver con la responsabilidad del Gobierno frente a 'quienes quieren arrinconarle o aislar le", como dijo ayer Mayor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de septiembre de 1999