Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas culpan a la nueva dirección popular de cerrar las vías de diálogo para seguir "el guión" de Aznar

La renovación de la cúpula regional del Partido Popular ha sepultado, según el secretario de organización del PSOE andaluz, Luis Pizarro, todos los canales de diálogo que mantenían ambas formaciones para cuestiones institucionales. Pizarro aseguró ayer que la marcha de Juan Ojeda de la secretaría general del PP andaluz, donde ha sido reemplazado por Antonio Sanz, ha enterrado las vías "de interlocución" que habían funcionado hasta entonces: "Desde la dirección que ha entrado está prevaleciendo una actitud de falta de entendimiento y diálogo". El dirigente socialista cree que el PP está "endureciendo" sus posiciones en Andalucía y siguiendo a pies juntillas "la parte del guión que le han adjudicado en Madrid". El PSOE teme que esta actitud perjudicará el clima de consenso que demandan para sacar adelante algunas iniciativas de gran calado, como las leyes de Cajas y Turismo. Aunque la aprobación de ambas, gracias al apoyo de la coalición del Gobierno autónomico (PSOE y PA), no peligra, la dirección socialista desea que obtengan "un amplio consenso del resto de fuerzas". Pizarro explicó que, para lograr este acuerdo, existen "dificultades" por la actual "falta de interlocución" del PP. "Su dirección está instalada en la campaña permanente de las descalificaciones hacia el presidente Chaves", agregó. El secretario regional de organización del PSOE fue más allá de los dirigentes andaluces al afirmar que Manuel Chaves se ha convertido en la nueva "obsesión" del presidente del Gobierno, José María Aznar, igual que "antes lo fue Felipe González". Luis Pizarro, sin embargo, encontró lógica la campaña iniciada por el PP en Andalucía. Con cierta sorna, observó: "No tienen más remedio que dar a conocer a su candidata [Teófila Martínez], que sólo es conocida en Cádiz". El dirigente socialista minimizó las declaraciones de algunos responsables del Partido Andalucista, que han descalificado la política educativa del consejero Manuel Pezzi: "Está dentro de la táctica y la lógica del PA, que necesita hacerse notar en Andalucía". Pizarro, que anuncia "mucha estrategia electoral detrás de cada decisión política" a partir de septiembre, sostiene que entre los dos socios del Gobierno andaluz existe "lealtad suficiente" para garantizar la gobernabilidad hasta el final de la legislatura. Ambos partidos, según el dirigente socialista, lo han dejado patente en los comités de enlace.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 1999