_
_
_
_
SEVILLA99 La actualidad

Muchachos felices

Greene, Jones, Johnson y El Gerruj tienen buenas noticias

Cuatro astros del atletismo mundial -cuatro cometas si se atiende a su rapidez- comparecieron ayer exultantes ante los periodistas en Villa Nike, la base de operaciones que ha montado esa marca de artículos deportivos en el Centro de Alto Rendimiento de Remo, junto a las aguas sevillanas del Guadalquivir. Entre sonrisas y frases optimistas, respondieron a las preguntas los estadounidenses Maurice Greene, el hombre más rápido de la Tierra; Marion Jones, la mujer que aspira a tres medallas individuales y una de relevos en estos Campeonatos del Mundo de Atletismo; Michael Johnson, el único deportista que puede colgarse cinco oros en los últimos 10 años (entre Mundiales y Juegos Olímpicos); y el marroquí Hicham El Gerruj, a quien se da como seguro vencedor en los 1.500 metros.El mediofondista magrebí habló en primer lugar. Lo hizo en árabe, y sus respuestas congeniaron más con el final de cualquiera de sus carreras que con la paciente espera de las vueltas previas: fue rápido y breve. Y empezó agradeciendo al rey Hassan II, fallecido el pasado julio, el apoyo que le prestó durante la enfermedad de hemorroides que ha tenido al atleta apartado temporalmente de las pistas.

Más información
El Príncipe presidirá hoy la inauguración
España niega el plácet al único atleta gibraltareño para que desfile
Alarma en el entorno de Abel Antón por una lesión muscular
Da Costa evita Sevilla "por ser muy caliente"
España coloca a sus candidatos en la IAAF
Gebreselassie aspira en un futuro también al maratón
La marchadora Linares dice que su medalla es Sevilla

El Gerruj informó incluso de que el monarca alauí le había puesto en contacto con uno de los mejores especialistas del mundo para que le interviniera. "Voy a esforzarme al máximo porque pretendo devolverle ese calor", añadió. A su juicio, la explosión de los mediofondistas marroquíes se ha debido al trabajo combinado entre la Federación de su país, el rey Hassan II y Mohamed VI, el nuevo monarca. "Gracias a ello, el atletismo marroquí es uno de los mejores del mundo", sentenció.

Después se mostró dispuesto a repetir sus mejores marcas. "En la final estarán los mejores del mundo, y se puede conseguir todo, pese a la dificultad de que aquí no puede haber liebres" (los atletas contratados en competiciones no oficiales para marcar el ritmo con determinados tiempos en las primeras vueltas y que abandonan la prueba en las últimas).

Los problemas de Jones

Marion Jones compareció con una vistosa camiseta amarilla, seguida de cerca por su marido, el lanzador de peso C. J. Hunter. La velocista y saltadora se refirió a sus problemas en la longitud, especialidad donde su técnica se muestra más débil y en la que ha sufrido algunas lesiones (la última, poco antes de las pruebas de selección en Estados Unidos). Y reconoció que esa prolongación de sus esfuerzos con los saltos le ha traído problemas de ritmo en las pruebas de velocidad. Pero explicó que últimamente ha competido menos en longitud y sin embargo se ha entrenado más para esta prueba. "Ha mejorado mi velocidad de llegada a la tabla", anunció.Esa polivalencia le dará problemas en Sevilla: los saltos para la clasificación previa a la final se disputarán muy cerca de las series de los 100 metros (el sábado: a las 10.30 el salto y a las 10.45 el hectómetro). Así que intentará clasificarse con un primer impulso y olvidarse de esa prueba hasta el lunes, en que se disputa la final. Jones espera ganar el oro en 100 metros, en 200 metros y en longitud. "Después miraré a los ojos de mi entrenador y decidiré si compito en los relevos 4x100 o 4x400", concluyó.

Johnson, más rápido

Maurice Greene, el plusmarquista mundial de los 100 metros lisos, fue el más simpático ante la prensa. Fiel a su carácter amable, proclamó que se encuentra estupendamente y que está deseando que empiece ya la competición. Marion Jones le secundó en eso. Michael Johnson iba a ser su presumible rival en los 200 metros lisos, pero finalmente no habrá tal duelo porque el campeón olímpico no participó en las pruebas de selección de Estados Unidos, al encontrarse lesionado (Johnson compite sólo en los 400 metros, invitado como vigente campeón del mundo).¿Quién ganaría en una carrera entre ambos?, les preguntaron. "Yo", se apresuró a responder Johnson. "Yo", reaccionó Greene.

El problema no se resolverá hasta los Juegos Olímpicos de Sydney, pero ayer, según se vio en los reflejos para responder, Johnson salió más deprisa.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_