Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía Municipal de Vitoria abrirá una investigación interna sobre la detención del hombre que terminó en coma

La Policía Municipal de Vitoria abrirá una investigación interna sobre la presunta detención irregular de José Ignacio Jiménez Fernández, de 28 años, el pasado sábado en Vitoria, según Bartolome Jiménez, presidente de la Asociación Gitana Gao Lacho Drom. Jiménez aseguró ayer tras entrevistarse con Miguel Ángel Echevarría, teniente de alcalde de Vitoria y concejal de Protección Ciudadana, que éste se ha comprometido a estudiar los detalles de la detención. Jiménez Fernández, de etnia gitana, fue detenido el sábado tras tener un altercaldo en un bar del barrio de Zaramaga de Vtioria. El hombre, que padece asma, como el 40% de la población gitana de Álava, de acuerdo con un estudio realizado por el centro de salud de Sansomendi, sufrió un ataque que le produjo graves lesiones cerebrales por falta de oxigeno. El citado colectivo gitano interpuso una denuncia en el juzgado de guardia no por malos tratos, sino por una detención indebida que llevó a Jiménez Fernández a un estado de coma en que permanecía ayer. Bartolome Jiménez asegura que cuentan con dos testigos dispuestos a corroborar su versión. El presidente de Gao Lacho Drom agregó que Jiménez Fernández era un ex toxicómano, pero que actualmente estaba limpio. De hecho, y según su versión, dos días antes del incidente se había sometido a unos análisis para poder renovar el carné de conducir, que sólo apreció rastros de hachis y no de otras drogas. Bartolome Jiménez indicó que el detenido, que anoche seguía ingresado en la UCI del Hospital de Santiago, se encuentra prácticamente muerto, ya que tiene el 90% del cerebro dañado. "Solamente un milagro podría salvarle", aseguró Bartolome Jiménez poco después de afirmar que la policía debería tener capacidad suficiente para practicar detenciones sin hacer daño. El parte médico del hospital decía ayer que el paciente estaba estable, aunque en situación muy grave y con respiración asistida. En todo caso, fuentes hospitalarias precisan que Jiménez Fernández no presentaba signos externos de lesiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de agosto de 1999