Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sotomayor: "Estoy seguro de que se trata de una maniobra, una canallada"

La Habana / Winnipeg / Montecarlo

Javier Sotomayor, plusmarquista mundial de salto de altura, se defendió ayer en las páginas del periódico oficial cubano Granma de su dopaje con cocaína en los Juegos Panamericanos de Winnipeg (Canadá): "Estoy seguro de que se trata de una maniobra, una canallada". La Federación Internacional de Atletismo (IAAF) no sancionará al atleta inmediatamente, pues la primera decisión corresponde a la federación cubana. Según ello, Sotomayor aún podría participar en los Mundiales de Sevilla, que empiezan el día 20.

"Esa sustancia [la cocaína] sólo la he visto en las películas", dijo Sotomayor. "Y no es que por mi experiencia conozca además que sale de inmediato en las pruebas, sencillamente se trata de que no la necesito para saltar 2,30 metros [altura con la que ganó el oro del que ha sido desposeído]. Ni siquiera vitaminas o reconstituyentes legales y necesarias para el deportista he acostumbrado a ingerir. Algunas he tomado, como todos, pero en la actualidad, por mis años [31], sólo utilizo asiduamente la espirulina, producto que no puede ser más natural, a base de algas". Y siguió con las justificaciones: "He logrado más de 300 veces la altura de ese día, desde la primera vez hace 15 años. Para saltarla no necesito ni dormir". El saltador cubano recordó que en la presente temporada le han hecho varios controles, tres de ellos por sorpresa, y todos negativos. "Me han chequeado a su antojo hasta en la puerta de mi casa, en el aeropuerto de Barajas, en Venezuela casi un centenar de veces desde que destaqué internacionalmente", añadió. "Me he sentido muy mal. He dormido poco pensando en todos mis pasos, en cómo pudo haber sido. Tuve que recurrir a un psicólogo, pero también he recibido hermosas muestras de solidaridad que aprecio en el más alto grado, por parte de mis amigos, de mis familiares, de las autoridades deportivas y del Gobierno, y sobre todo por parte de mi pueblo al que tanto le debo. No sé qué tipo de sanción me impondrán. Más que todo eso me preocupa mi imagen, mi decoro, el honor deportivo de tantos años". Las autoridades deportivas cubanas, en una declaración oficial desde La Habana, además de la expresada en Winnipeg por el médico cubano con más alto cargo, Mario Granda, director del Instituto de Medicina Deportiva de Cuba, han defendido a ultranza la inocencia de Sotomayor, pero sin aportar pruebas del posible sabotaje.El positivo con cocaína, si se confirma que no ha sido provocado, le supondría a Sotomayor dos años de sanción. Y no importa que la tomara sin intención de mejorar su rendimiento, la hipótesis más verosímil, pues sus efectos para un saltador de altura son positivos para retrasar la fatiga, pero negativos para la concentración y por aumentar el estrés.

Otro de los atletas protagonistas estos días por el dopaje, el velocista británico Linford Christie, que dio positivo con el anabolizante nandrolona cuando participaba ya casi retirado en una prueba en Dortmund el 13 de febrero, tuvo ayer un incidente a la salida de su casa en Londres al chocar su coche contra otro. Un fotógrafo resultó herido. Christie sólo está suspendido, a la espera de la posible sanción inicial de la federación británica. Mientras tanto, la IAAF anunció que su comisión de arbitraje resolverá este fin de semana si confirman o no los dos años de sanción por el positivo de testosterona al también velocista estadounidense Dennis Mitchell. Es su última oportunidad de poder participar en los Mundiales de Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de agosto de 1999

Más información

  • La Federación Internacional no sancionará inmediatamente al plusmarquista mundial de salto de altura