_
_
_
_

Una fiesta marca el fin del exilio de los refugiados kosovares de Cheste

El centro educativo de Cheste (Valencia) se transformó ayer en el escenario de una fiesta donde los voluntarios de la Cruz Roja, el personal del complejo y de la Administración valenciana se despidieron del grueso de refugiados kosovares que permanecen en la Comunidad. El 12 de mayo 234 desplazados llegaron desde el campo de refugiados de Stankovec, en Macedonia, a Cheste huyendo de la limpieza étnica desatada en Kosovo contra los ciudadanos de origen albanés. El lunes próximo, 87 de los 126 albanokosovares que aún se encuentran en Cheste -unos 60 fueron redistribuidos en Huesca y Murcia el pasado 30 de junio- abandonarán definitivamente la Comunidad con destino a lo que quede de sus propiedades. Las otras 39 personas que han optado por no regresar, se unirán a otros refugiados en su misma situación que descansan en Colmenar (Madrid) y está previsto que vuelvan a pisar tierra kosovar en septiembre.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_