Reportaje:PARQUES ACUÁTICOSDatos de interés

Vaivenes pueriles La instalación de Vera sirve como reclamo turístico en Murcia

Como la vida misma: subir cuesta mucho y es agotador; la bajada, cómplice de la ley de Newton, deshace en segundos lo sufrido para llegar a la cima. Pero gusta tanto que se vuelve a empezar. Al menos le gusta a Alberto, de siete años, que agarra a su padre del brazo y tira de él nada más salir de la piscina. "Otra más, otra más", le insiste. El padre, con resignada sonrisa, le dice que sí, que enseguida, que el tobogán no va a salir corriendo y estará allí toda la mañana para ellos. Alberto y su padre han pagado 1.130 y 1.750 pesetas, respectivamente, y disfrutan de un día en el Parque Acuático de Vera (Almería) para subir y bajar, saltar y zambullirse. Todo con agua. El recién estrenado parque acuático se ha convertido, al norte de la provincia, en foco de atracción de residentes y turistas extranjeros, con una asistencia media de 900 personas diarias. Los gerentes también aspiran a captar las visitas de murcianos en busca de emociones fuertes. Como una ironía de la propia vida, los 70.000 metros cuadrados de instalaciones ofrecen variadas y divertidas formas de caer en picado y con el agua como única almohada: bajadas laberínticas y llenas de curvas que, con un recorrido largo, retrasan el desenlace final (se trata del Laberinto de Toboganes, en la que los padres pueden deslizarse con sus hijos entre las piernas); un descenso más ancho con mayor lugar a la improvisación (es el Río Aventura, en el que flotadores gigantes, los llamados donuts, descontrolan un poco el descenso); un descenso solidario, el Multipistas, donde varios carriles descienden de forma ondulada y paralela; o la atracción ideal para aprensivos y pesimistas, el Black Hole, trayecto realizado a oscuras y en el que no se avistan ni las curvas, ni los rizos o pendientes. "Es sin duda la atracción más exitosa, junto con la piscina de olas que hacemos funcionar cada hora en punto durante siete minutos", explica Mabel Cajal, jefa de mercadotecnia. El nuevo parque, gemelo del existente en Mijas (Málaga), ofrece también servicios adicionales de vestuarios, guardarropas, autoservicio de restaurante, quiosco-bar, zona de merienda o tienda de accesorios y recuerdos. La oferta de ocio se desarrolla bajo la atenta mirada de socorristas que ayudan en todo momento a que el usuario utilice correctamente las instalaciones. Los complementan el equipo de primeros auxilios, formado por un médico y un ATS que permanecen constantemente en las instalaciones.Dirección Carretera Vera-Garrucha Teléfono 950 46 73 37 Precios 1.750 pesetas adultos, 1.130 niños, con ofertas familiares y otras ofertas Seguridad 16 socorristas, un médico y un ATS

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS