Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Indignante

Lamentablemente, he tenido que dirigirme al presidente de Telefónica, como sospechaba en vano, para presentar una carta de queja debido a que el pasado 26 de mayo solicité un traslado de teléfono y, a pesar de haber presentado múltiples reclamaciones, llevo incomunicada desde entonces.Por lo visto, esta compañía está tan bien organizada que no dispone de un jefe de área o zona al que puedas dirigirte para dejar constancia de las diversas incidencias que sufrimos los usuarios, por lo menos eso es lo que nos cuentan cuando llamamos al 1004, ni tampoco te pueden facilitar una dirección a la que enviar las quejas; tan sólo un apartado de correos que, como de todos es sabido, no tiene ninguna validez legal, ya que no está dirigido a ninguna persona en particular, y no se puede enviar por correo certificado.

Me parece totalmente escandaloso e indignante que nos torpedeen constantemente en todos los medios de comunicación, sobre todo en televisión, haciendo publicidad de lo estupendamente bien que funciona Telefónica y, por otro lado, que yo lleve incomunicada desde hace dos meses por culpa del pésimo servicio que brinda al usuario esta empresa. Obviamente, cada uno tiene una línea de trabajo a seguir, y, como cliente que soy, tengo todo el derecho a decir que esta empresa, como tal, deja mucho que desear, por no decir claramente que la pésima organización y servicio que ostenta raya en la incompetencia.

Señor Villalonga, ¿cuánto tiempo más me va a tener incomunicada? ¿Cuándo y cómo van a subsanar y compensar el grave perjuicio que estoy sufriendo?- .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de julio de 1999