_
_
_
_
_
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Monteseirín

Tengo una gran indignación y no puedo menos que comunicársela. Doy por hecho que no merecerá su atención. Tengo 78 años y le diré que desde los 15 he luchado por que exista democracia en España. Hace años que ya la tenemos. Vivo en Sevilla y en las pasadas elecciones le voté con la esperanza de que su gestión al frente del Ayuntamiento fuese ejemplar. ¡Vaya chasco! El primer acuerdo del Ayuntamiento ha sido subir dos millones de pesetas su sueldo y repartir otros millones a los concejales. ¡Qué bochorno! Usted dirá quizá ¡qué felicidad! Pero usted milita en el Partido Socialista. Creo que usted no conoce lo que fue para España el Partido Socialista. Si lo supiese y fuese consecuente con una posición honesta, no se habría afiliado. Porque si algo caracterizó al PSOE y a sus dirigentes fue su ejemplaridad y espíritu de sacrificio en el cumplimiento de sus deberes y más aún siendo éstos derivados de cargos públicos. Con el acuerdo tomado por su Ayuntamiento, hace ejemplar la actitud del anterior Ayuntamiento. La señora Becerril debe de estarle muy agradecida. Y las razones para la subida son, evidentemente denigrantes. Al decir de la prensa se comparan con otros ayuntamientos en donde los diferentes cargos ganan más y ustedes se consideran vejados por no estar a su altura. La altura de las personas con cargos públicos no se mide por los sueldos, se mide, y la medirán los electores, por la labor realizada y la modestia, la honestidad y el espíritu de sacrificio en el cumplimiento de sus obligaciones. ¿Concibe usted como socialista (?) que a Pablo Iglesias, Julián Besteiro, Fernando de los Ríos, Juan Negrín, y tantos otros se les pueda medir por el sueldo que ganaban? Las enseñanzas que nos han dejado son lo que perdura, es su obra, su ejemplo y honestidad. (A los tres últimos les conocí de muy cerca) Esos si fueron militantes y dirigentes de PSOE. ¿Se ha preguntado usted, sincerándose a usted mismo, si es usted digno de ellos, de su obra, de su memoria, de todos aquellos, con frecuencia olvidados, que dieron sus vidas por servir a la democracia y mantener la honra de su partido? Señor Monteseirín creo que se ha equivocado de partido. Pásese al PP al que ya tanto ha favorecido. ¡Qué indignidad y bochorno su presencia en PSOE y en la izquierda española!- Luis de Azcárate Diz. Sevilla.

Derechos cívicos

Decía Larra que sin previa "educación en los derechos cívicos" de los administradores, no cabe buena "confianza en las instituciones" por parte de los administrados. Por las razones que no es el caso entrar en ellas se ha venido a caer en las redes del "traiga usted una fotocopia del carné de identidad" que sustituye al "vuelva usted mañana" en el entorno del Ayuntamiento. Hemos repasado las recopilaciones de relatos de los grandes imperios y culturas orientales: Siria, Babilonia, Egipto, Bizancio, Mesopotamia hemos escudriñado en sus cuentos y en todas encontramos símiles al "vuelva usted mañana", "usted debería saber que", "está usted mal informado" y el más draconiano "no sabe usted con quién está hablando". Entre el Tigris y el Amazonas se repite la historia. Un colega que quiso hacer una gestión por ser legal, acabó aburrido en sus relaciones con nuestra administración local: "El Ayuntamiento -dijo- está plagado de saboteadores". Estas contingencias continuas a que somete la Administración local a los ciudadanos, incomodidades que legalmente carecen de justificación, son las que han hecho que el 13-J una buena porción de granadinos no fuera a votar. "¡Sed siempre y ante todo vosotros mismos!". Con ironía, no cambiemos nuestra privilegiada situación de ser occidentales en deberes y orientales en reconocimiento de los derechos ciudadanos: que nuestras relaciones con la Administración sean las propias de quienes habiten entre el Tigris y el Genil.- Marcos Gutiérrez Sanjuán. Granada.

Los últimos de la fila

Cuando ya se aproximan los comicios para renovar el Parlamento, todos los partidos traen en sus cartapacios como tema prioritario, de impacto y decisivo, la subida de las pensiones. ¡Hay más de siete millones de pensionistas en España! Siete millones de votos casi seguros que, como en subasta pública, se llevará el mejor postor. Naturalmente, todos sacan a colación este problema: las pensiones, la subida de las pensiones, respetar el Pacto de Toledo... Pero, ¿de qué subida hablan? Porque creo yo que si a una pensión de 56.000 o 67.000 pesetas (la mayoría en España) le suben un 2% de inflación, la subida va a ser tan cutre que ni los perceptores la van a notar. La Seguridad Social dice en su notificación a los pensionistas: "La revalorización es el porcentaje establecido legalmente, con la finalidad de garantizar el mantenimiento de su poder adquisitivo". Esta declaración me parece algo sarcástica porque no creerá nadie que con 1.000 pesetas más se pueda garantizar nada, como no sea que va a estar toda su vida sumido en la más absoluta miseria. Lo que pasa es que como este sector es tan sufrido y paciente, los gobiernos organizan para ellos de manera paternalista viajes, excursiones o entregan tarjetas de transporte bonificadas y otras zarandajas por el estilo. Todo puro espejismo, señuelos para confundir y enmascarar la realidad de abandono y postergación. Ya es hora de que a esas pensiones basura se les haga una subida lineal.- Sebastián Núñez Delgado. Alosno (Huelva).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_