Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Banyoles dice que el atentado es sólo una "gamberrada"

VIENE DE LA PÁGINA 1 En Banyoles -una población próxima a Girona donde viven unos 1.400 inmigrantes de origen africano, de un total de 14.300 habitantes- no es la primera vez que se producen atentados de este tipo. Sobre el de ayer, Kayo Macalou, originario de Malí y que residía en el edificio siniestrado señaló: "Algunos vecinos del barrio miraban, cruzados de brazos, sin ayudar a la evacuación de los niños" El alcalde de Banyoles, el republicano Pere Bosch, pidió ayer calma y serenidad a los vecinos de la ciudad para que no se enturbiara el clima de convivencia. Bosch también anunció que se reforzarán los controles policiales para que no se repitan incidentes de este tipo, informa Núria Casanova . El alcalde calificó de "gamberrada" el hecho y no quiso tacharlo de agresión racista. "Hay gamberros aquí en Banyoles que tienen el mal hábito de entrar en los bajos de los inmuebles, a veces ocupados por inmigrantes y otras no, hechos que se han producido desgraciadamente en nuestra ciudad", agregó. A la tesis del gamberrismo esgrimida por el el alcalde de Banyoles se sumó ayer la primera teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Girona, la socialista Anna Pagans, quien desvinculó el atentado contra la mezquita de los enfrentamientos racistas de estos últimos días en Terrassa. En cambio, el delegado de la Generalitat en Girona, Xavier Soy, lamentó ayer los dos incendios intencionados que han afectado a una vivienda de inmigrantes africanos en Banyoles y a una mezquita en Girona y ha calificado estos hechos como "muy graves", aunque confió en que se trate de "hechos aislados". El delegado de la Generalitat declaró a Efe: "Estoy convencido de que el fomento de la convivencia y el diálogo nos ayudará a superar estos hechos tan graves". También recordó que en las comarcas de Girona, donde desde hace años viven numerosos inmigrantes centroafricanos y magrebíes, "se está trabajando desde hace mucho tiempo en el tema de la inmigración y siempre ha habido una convivencia muy buena". "La sociedad gerundense ha rechazado hoy mismo [por ayer] lo que ha sucedido y por eso quedará como un hecho aislado",dijo. Condena de Pujol Los últimos incidentes racistas han provocado declaraciones políticas. El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, manifestó ayer, ante la actitud mostrada por algunos vecinos del barrio de Ca n"Anglada de Terrassa, que "no protesten" por la presencia de magrebíes, ya que alguna empresa catalana "no existiría si no hubiera invertido" en el norte de África. Pujol, que ha entregado los premios a la internacionalización de la economía catalana, ha señalado que "no se puede decir fuera a los marroquíes" porque todo el mundo tiene derecho a venir a Cataluña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de julio de 1999