Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL JUICIO DEL 'CASO BANESTO'

El presidente del tribunal expulsa de la sala a uno de los peritos de Romaní

La declaración en el juicio del caso Banesto de los tres peritos propuestos por el acusado Arturo Romaní estuvo ayer cargada de tensión. Hasta tal punto que el presidente del tribunal, Siro García, se vio obligado a expulsar de la sala por unos minutos a uno de los peritos, Joaquín Díez Fuentes, por su actitud durante el interrogatorio que estaba efectuando el abogado de Banesto, José Antonio Jiménez. Siro García también llamó la atención con dureza al letrado de la entidad financiera.

"Señor perito [en referencia a Joaquín Díez Fuentes], salga de la sala. Cuando se tranquilice, entre". De esta contundente manera cortó el presidente del tribunal que juzga el caso Banesto la tensa situación que se había generado entre el abogado del Español de Crédito y los peritos designados por el Colegio de Economistas a petición de Arturo Romaní. Díez Fuentes había mostrado, con múltiples gestos que culminaron con un sonoro golpe contra el suelo de unos documentos, su disconformidad ante la riada de preguntas, algunas bastante atropelladas y agresivas, de Jiménez. Instantes después de la expulsión, Siro García también se enfrentó al abogado de Banesto. "Esta pregunta está mal hecha y la anterior también lo estaba. Modérese, porque si no me veré obligado a expulsarle también", dijo.

Afortunadamente, a Jiménez le quedaban pocas preguntas que efectuar, al término de las cuales llegó un oportunísimo descanso que calmó los nervios. A la vuelta, y ya con los tres peritos (Joaquín Díez Fuentes, Leandro Cañibano y Miguel Ángel Garrido) en la zona reservada a los testigos, continuó la sesión.

Una sesión que se caracterizó por la consonancia de los argumentos empleados por los peritos con los que han venido utilizando las defensas de los acusados desde el inicio del juicio en las operaciones Isolux y Promociones Hoteleras. En ambas juega un papel clave Euman Valyser, el grupo suizo de Mario Conde. Y en ambas, Euman Valyser se embolsó multimillonarios beneficios en operaciones de ida y vuelta (compra y posterior venta) con filiales o propiedades inmobiliarias del Grupo Banesto.

Los peritos defendieron que tanto la compra como la venta de Isolux estaban ajustadas al mercado. Además, señalaron que la gran aportación de Euman a Isolux fue la experiencia y valía profesional de su presidente, Eugenio Martínez Jiménez, uno de los acusados en el caso Banesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de julio de 1999