Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 271 niños saharahuis que debían llegar a Alicante se quedan sin avión en Argelia

El caos reina en el campamento saharaui de Smara, donde varios millares de niños hacinados, muchos de ellos enfermos, aguardan impacientes la orden que ha de conducirles a España. 271 niños tendrían que haber aterrizado ayer en Alicante, para distribuirse luego por todas las comarcas valencianas, donde cientos de familias solidarias se han comprometido a acogerles durante el verano, a procurarles asistencia médica y, en definitiva, a prestarles la atención que necesitan. En el aeropuerto de Tinduf, punto de origen de la expedición, la megafonía no funciona. Pasan varias horas hasta que 271 de los niños que este verano van a ser acogidos por familas valencianas se enteran de que el vuelo que ayer debió trasladarlos hasta Alicante se ha cancelado. Vuelven al caos de Smara. Quizá el miércoles, si la aviación argelina dispone de aviones, el contingente pueda llegar a l"Altet. Ana María Gómez, una mujer sevillana, aguardaba la pasada madrugada en l"Altet la llegada de uno de los niños que se quedó en tierra sahariana. Su destino era Andalucía, pero los problemas para fletar los aviones le iban a llevar primero hasta Alicante. Ana María regresó ayer a Sevilla con la duda de si este verano verá al pequeño. Y con la incertidumbre de si el niño la verá a ella, ya que una enfermedad ocular, muy frecuente en la población infantil del Sahara, hace estragos en los campos de refugiados. No es un caso aislado. Los aplazamientos vuelos se producen desde el 24 de junio, y sólo unos pocos niños, de los 10.000 que este verano tienen concertada su estancia en España, se encuentran ya en el país. A la Comunidad Valenciana tendría que haber llegado un millar. "Los niños están destrozados después de tantos días de espera", indica una de las organizadoras. PASA A LA PÁGINA 5

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de julio de 1999