La droga ocupa 323 fardos con la etiqueta de un billete de dólar

El cargamento interceptado a bordo del arrastrero Tammsaare ocupa 323 fardos, cada uno de los cuales pesa entre 28 y 30 kilos. Con este dato, la policía calcula que el alijo ronda las 10 toneladas, kilo arriba o abajo. Un cifra tan desorbitada que casi iguala al total de la cocaína decomisada en España a lo largo del año pasado (11.687 ki-los, según las estadísticas del Plan Nacional sobre Drogas, que dirige Gonzalo Robles. Cada uno de los 323 fardos está etiquetado con la fotocopia de un billete de dólar norteamericano, una especie de marca de fábrica que hasta ahora era desconocida para la policía. Por ese motivo, los investigadores no han podido precisar qué cartel colombiano está detrás del envío.

Más información
55 detenidos tras la captura de un barco con 10 toneladas de cocaína cerca de Canarias

La policía no ha podido o no ha querido precisar públicamente dónde fue cargada la mercancía en el arrastrero, aunque es probable que lo hiciera en aguas internacionales próximas a las costas colombianas. Durante la larga travesía hasta Europa, este tipo de buques no suele tocar tierra, sino que hace escalas en alta mar, en puntos previamente acordados con las organizaciones encargadas de recoger las partidas solicitadas. Después, mediante pesqueros u otro tipo de embarcaciones de menor calado, la droga es transportada a tierra.

Es más que probable que el Tammsaare se acercara a las costas de Portugal o Galicia y que posteriormente continuase rumbo a Europa del norte, según fuentes próximas a la investigación.

Alerta de Europol

El director de Europol, Jürgen Storbeck, calificó esta operación como "una de la más importantes, si no la más importante de los últimos años" y alertó de la proliferación de redes internacionales y multiétnicas del narcotráfico. Storbeck, que ayer dio una conferencia en la universidad de verano de El Escorial (Madrid), recordó que los narcos colombianos iniciaron hace años su colaboración con las mafias italianas y que "cada vez más" trabajan con organizaciones criminales de la Europa del este. Quizá eso explique que la tripulación del Tammsaare estuviera formada por rusos y bielorrusos. El director de la Agencia Tributaria, Ignacio Ruiz-Jarabo, resaltó ayer la "decidida apuesta" de este organismo en la lucha contra el narcotráfico. Para tal fin cuenta con un presupuesto anual de 2.000 millones y una plantilla de 1.000 funcionarios. Entre éstos se hallan los tripulantes del Petrel, la patrullera habitualmente utilizada para el abordaje de los barcos del narcotráfico en alta mar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El jefe de la Unidad Central de Estupefacientes asegura que en esta operación se ha intervenido documentación que servirá para demostrar la implicación de los detenidos y, además, conocer las interioridades de estas redes criminales.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS