Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los serbios fusilaron a presos de una cárcel atacada por la OTAN

El contingente de soldados españoles de la Kfor se instalará en Istok, una ciudad marcada por la matanza de la mayor prisión en Kosovo. Los aviones de la OTAN la bombardearon el 21 de marzo causando, según los serbios, más de un centenar de muertos entre los presos. Testimonios de los vecinos de la zona y los indicios que pueden observarse en la prisión señalan que, tras el bombardeo, hubo fusilamientos. En la cárcel de Istok no queda ningún recluso pero en los pasillos, tomados por cuervos y ovejas, pueden verse impactos de bala y restos de sangre. Entretanto, ayer se reabrió el aeropuerto de Pristina con la llegada de un avión ruso que transportaba 39 paracaidistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de junio de 1999