Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

LUIS CASTELLS COORDINADOR DE "EL RUMOR DE LO COTIDIANO" "La prensa llevó a Vitoria el socialismo que se debatía en Bilbao o San Sebastián"

El título del libro aporta todas las resonancias que el lector encontrará en su interior. El rumor de lo cotidiano es un conjunto de estudios sobre el País Vasco contemporáneo en los que los protagonistas no son conocidos políticos y empresarios. Son 10 trabajos sobre lo que ocurría entre el fin del siglo pasado y el comienzo del que ahora termina, cuando nace el movimiento de masas en unas ciudades incipientes, apunta el feminismo o el anticlericalismo se hace realidad. En fin, un momento decisivo en la historia del País Vasco, que ahora aparece en forma de libro coordinado por el catedrático de la UPV Luis Castells. El rumor de lo cotidiano ha sido elaborado por un equipo que trabaja dentro del Departamento de Historia Contemporánea de la UPV, interesado por esta visión de la historia, aunque cada cual se ocupa en campos diferentes, que presentó este proyecto de investigación al Ministerio de Educación. La obra indaga en nuevas formas de hacer historia. Como explica Luis Castells, "no está relacionado con la forma tradicional de entender la historia política, económica o la historia social, entendida como el relato de los acontecimientos relacionados con los movimientos obreros o los partidos políticos". Se trata de ver factores culturales, simbólicos y alegóricos en los acontecimientos. Esta vertiente de la historia tiene ya una tradición consolidada en Europa, pero en España todavía está en sus inicios. "Aquí el asunto de la historia cotidiana tiene una visión negativa porque se ha hecho de manera muy epidérmica, centrándose en la vida de Isabel II o de cualquier líder político. Se trata de estudiar asuntos como la historia de las viviendas, el desarrollo urbanístico de una ciudad o la vida de las mujeres", señala el catedrático de la UPV. El espacio urbano Así, el propio Castells junto al profesor Antonio Rivera estudian el espacio urbano vasco en el paso del siglo XIX al XX, en el artículo titulado Una inmensa fábrica, una inmensa fonda, una inmensa sacristía. Por su parte, Javier Ugarte presenta un ejemplo del conflicto entre republicanos y católicos al analizar la fiesta de San Francisco Javier de 1931 en Pamplona. Félix Luengo se centra en el ocio en San Sebastián en la primera mitad del siglo XIX en el artículo titulado De la taberna a la sociedad popular, mientras que Nerea Aresti y Miren Llona estudian, en sendos artículos, la situación de la mujer bilbaína a principios de este siglo. De esta decena de artículos se extrae la tesis de fondo de que hay una ruptura entre el siglo XIX y el XX, con la aparición de la sociedad de masas y de las ciudades modernas. "Es el momento en que se constituye la sociedad moderna en el País Vasco con los problemas que esto conlleva: los pobres, las viviendas, el apogeo del anticlericalismo y la irreligiosidad en las zonas industriales como Eibar o la margen izquierda del Nervión", resume Castells. Esa transformación no será igual en todo el País Vasco y Navarra. "Álava y Navarra serán sociedades estructuralmente distintas de Vizcaya y Guipúzcoa, aunque culturalmente homogéneas, en parte motivado por la difusión de la prensa, que lleva a Vitoria o Pamplona los problemas que se debatían en Bilbao o San Sebastián. Así, en Navarra no va a haber el número de socialistas que había en Eibar, pero ya se discute sobre este asunto". Las fuentes que se utilizan para escribir este tipo de libros son las tradicionales. "El problema son las preguntas que haces a esas fuentes: prensa, archivos municipales...", aclara Castells. "Si antes leías un periódico para conocer los problemas políticos o el estado de la cuestión de la foralidad, por ejemplo, ahora indagas otras cosas distintas: las reuniones en los locales aristocráticos, los juicios, los sucesos". También se utilizan como materiales complementarios las obras literarias, crónicas y novelas, como Paz en la guerra, de Unamuno, o El intruso, de Blasco Ibáñez, ambientada a principios de siglo en Vizcaya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de junio de 1999