Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inspección a pie de calle

La seguridad alimentaria de los vascos está en manos de los 99 inspectores que a diario patean las calles de Euskadi velando porque los alimentos que se consumen estén en las mejores condiciones. Salud Pública divide el País Vasco en nueve comarcas y en todas hay una sede donde los inspectores acuden cada mañana con su ficha. Cada uno tiene su actividad programada de antemano, sabe el número de inspecciones a establecimientos distribuidores o industrias alimentarias que debe completar durante la semana. El 80% de su tiempo lo tienen establecido previamente por programas de Salud Pública. La rutina sólo se rompe cuando surge una alerta, como la de los productos belgas. Durante varios días el grueso del equipo de inspectores se dedicó a inmovilizar productos de esa procedencia. Cuando los inspectores acuden a los establecimientos se identifican y presentan los requisitos que son necesarios para que ese local pueda realizar determinados trabajos. Después observa todo. Hay dos tipos de inspecciones: la específica (para autorizar la apertura de un establecimiento) y la clásica (cuando el inspector entra en un local para comprobar si las instalaciones son adecuadas higiénicamente y para vigilar la manipulación de los alimentos que realizan los operarios). Esta es la más temida por los empresarios, porque se realiza por sorpresa. Además, también revisan los sistemas de autocontrol dispuestas por las propias industrias alimentarias para garantizar la calidad sanitaria del proceso de producción. Estos sistemas permiten que cuando el inspector se acerca disponga de una radiografía de lo que ha ocurrido en la empresa a lo largo de todo el mes y no sólo de los instantes que él permanece allí. Tras su jornada, vuelven a la sede comarcal y trasladan los datos obtenidos a determinados protocolos de información (para que los servicios centrales dispongan de información). Si hay actas que puedan generar expediente sancionador las envían directamente a la subdirección provincial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de junio de 1999