Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL 38ª y última jornada de Liga

El técnico romano se despide con lágrimas

A falta de un partido para el fin de la temporada -la final de la Copa del Rey-, el encuentro ante el Mallorca significaba la despedida de Claudio Ranieri de la afición de Mestalla. Discutido por sus planteamientos conservadores a lo largo del año y medio que el italiano ha ocupado el banquillo valencianista, el técnico romano recibió ayer el agradecido homenaje de la grada. Con una inmensa pancarta que ondeaba en uno de los fondos con la leyenda "Hasta siempre, general", y con los cánticos de los aficionados coreando su nombre a lo largo del desarrollo del juego y después del mismo. Pero Ranieri, poco amigo de los alardes, dijo adiós de forma muy discreta. Mientras sus jugadores enloquecían al saberse clasificados para la próxima Liga de Campeones, Ranieri se dirigió al centro del campo para aplaudir al público. Después, se retiró al vestuario con lágrimas en los ojos y con la satisfacción interna del trabajo bien hecho.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de junio de 1999