Muere un minero y otro resulta herido en un siniestro en Asturias

Un minero resultó muerto y otro herido ayer en Asturias al ser alcanzado por una gran roca de carbón que se desprendió cuando trabajaban en la séptima planta de la explotación que la compañía privada Mina Jovesa posee en Santibáñez de Murias, en el municipio de Aller, en la cuenca hullera del Caudal. Éste es el segundo accidente mortal que se produce en la minería asturiana del carbón en los últimos siete días. Desde enero han fallecido en el Principado cuatro mineros.

El fallecido es el barrenista Luis Hernández Barragán, de 36 años, vecino de Turón (Mieres), casado y padre de dos hijos, a quien el desprendimiento alcanzó en la cabeza, causándole heridas mortales. Falleció mientras era trasladado al hospital Álvarez-Buylla, de Mieres. Luis Hernández era uno de los trabajadores más veteranos de la explotación, en la que había trabajado durante los últimos 10 años. A consecuencia del mismo siniestro, resultó herido en una pierna el ayudante barrenista José Antonio Rodríguez Luque, de 26 años, quien fue dado de alta tras ser atendido en el centro sanitario mierense. El accidente se produjo pasadas las once de la mañana cuando ambos trabajadores estaban colocando explosivos en el frente de la explotación. El desprendimiento sorprendió a los mineros mientras revisaban los cables que habían instalado para la posterior detonación de las cargas.

La de ayer es la primera víctima mortal que se produce en Mina Jovesa desde hace más de 20 años. El último siniestro mortal en la minería asturiana se produjo el pasado día 8 en el pozo Carrio, en Laviana, propiedad de la empresa estatal Hunosa, y en el que pereció un trabajador. La minería asturiana, que da ocupación a 13.000 personas, se ha cobrado este año cuatro víctimas mortales. El año pasado perecieron en las minas de Asturias 14 trabajadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de junio de 1999.

Lo más visto en...

Top 50