Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO Giro de Italia

Italia analiza la caída de un mito

Italia traicionada. Engañada la buena fe de la gente, de los aficionados, de las madres que decían cómo sufre este niño con cara de malo. Primero es el personaje y después viene el deporte. La prensa y los medios de comunicación italianos, los personajes públicos, los opinadores profesionales, todos lo han entendido así. El asunto Pantani, el terremoto que sacudió el Giro, el ciclismo y el deporte mundial el sábado, es el tema más importante del día para la mayoría de los periódicos. Un personaje tan popular y tan desconocido. Qué poco le querían en su país. Nadie llora por él. Sólo sus amigos.La Repubblica editorializa. "El shock y las dudas" titula su reflexión el diario, unas líneas en que se recuerda que el Pantani avaro y caníbal de este Giro era diferente del que tanto habían amado antes y se le dice que hasta las lágrimas de Merckx hace 30 años eran más sinceras que su salida del hotel de Madonna di Campiglio rodeado de carabineros. El periódico romano, que reserva al asunto el titular principal de su primera página y las cuatro páginas de apertura, recuerda que lo fundamental es la salud de los deportistas y ve un rayo de esperanza precisamente en la destrucción del mito Pantani.Sin embargo, La Repubblica también es el primer periódico que le abre una vía de regreso honroso al Pirata al destacar que el fiscal de Trento ha secuestrado los documentos oficiales de la notificación del hematocrito alto y la muestra de la sangre del corredor para verificar que todo se hizo acorde con las normas. La intervención espontánea de la fiscalía se interpreta como una vía de regreso entre el perdón de todos: si el asunto se embrolla en los pasillos judiciales, la gente volverá a mirar con simpatía a quien considerarán de nuevo víctima de oscuros manejos o complots. Ya sea el de la mafia de las apuestas (un negocio del CONI que, sin embargo, sólo ha movido 45 millones de pesetas de recaudación en este Giro) ya sea el de la UCI, el CONI, la FCI o cualquier otro organismo deportivo.

La Gazzetta dello Sport, el diario organizador del Giro, titula a toda página: "Desbarajuste Pantani", mientras que su director, Candido Cannavò se lamenta de haber confiado en Pantani. "La traición en torno a él", titula el director de un diario que parecía a la búsqueda de adjetivos nuevos cuando las hazañas montañosas del Pirata. El viernes, tras lo de Alpe di Pampeago, el titular era: "Pantani vuela en el infinito". El sábado tras lo de Madonna di Campiglio, el Pirata era un ser "insaciable", que había "embriagado" a todos. Ayer: "Del shock Pantani a Gotti en rosa".

El diario deportivo milanés es el único que, categoría de organizador obliga, lleva a su portada la tradición de a rey muerto, rey puesto y coloca al lado de la fotografía de un Pantani descompuesto la de un Gotti feliz en rosa. Otro diario deportivo, el romano Corriere dello Sport va más lejos que ninguno en la vía recriminatoria. "Pantani, ¿por qué?", titula. El periódico también sigue la vía catastrofista: "Este ciclismo no es creíble. Doparse es normal", titula su editorial. El premio Nobel de literatura Dario Fo, que veranea en Cesenatico y no esconde su admiración por el Pirata, ironiza con tristeza en La Repubblica: "Le han salvado la vida, pero le han destruido como hombre y como corredor". .Pero ninguno expresa su amor al Pirata y al ciclismo y su rabia por todo lo sucedido como Marco Pannella, líder del Partido Radical."El control antidopaje habría que hacérselo a aquellos que han excluido a Pantani", brama en La Repubblica Pannella.

Alberto Tomba, el esquiador campionissimo ha estado por el Giro. Ayer se descolgó con una pregunta de ingenuo: "¿Y qué es el hematocrito?" No se lo pregunten a Pantani.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de junio de 1999