Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE envía a su mediador a Belgrado para verificar si Milosevic acepta el plan de paz

Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea (UE) acordaron ayer sumarse a los esfuerzos por encontrar una solución diplomática a la guerra en Yugoslavia y decidieron que el presidente de Finlandia, Martti Ahtisaari, viaje a Belgrado junto con el mediador ruso, Víktor Chernomirdin. Los dos representantes de la comunidad internacional se entrevistarán, probablemente mañana mismo, con Slobodan Milosevic, lo que confirma que el presidente yugoslavo es aceptado como único interlocutor posible pese a su reciente procesamiento como criminal de guerra por el Tribunal de La Haya para la antigua Yugoslavia.

Ahtisaari y Chernomirdin se entrevistarán hoy con el representante de EE UU en estas gestiones, Strobe Talbott, con quien coordinarán el margen de maniobra existente para negociar con Milosevic. El presidente Bill Clinton insistió ayer en que la única salida para el líder yugoslavo será la aceptación de las condiciones de la OTAN, que él resumió en la retirada de las tropas serbias de Kosovo y el despliegue de una fuerza internacional, cuyo núcleo esté integrado por los países de la Alianza. La agencia oficial yugoslava transmitió ayer un comunicado en el que el Gobierno de Belgrado reitera su aceptación de los principios de la propuesta del Grupo de los Ocho como base de un acuerdo. Al mismo tiempo, los medios oficiales serbios informaban de 13 nuevas víctimas en los ataques aliados de ayer sobre Serbia. Entre el domingo y el lunes, el número de civiles serbios muertos asciende al menos a 51. Un informe oficial de la ONU confirmó ayer gran parte de las atrocidades denunciadas en Kosovo por los refugiados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de junio de 1999

Más información

  • Los ataques aliados dejan al menos 51 víctimas civiles en los dos últimos días