PNV y EA preguntan al Gobierno si cesará a Villar por llamarles asesinos

El PNV y EA no se conforman con la rectificación pública que el delegado del Gobierno en Euskadi, Enrique Villar, hizo en la noche del miércoles, horas después de llamarles "asesinos" por pactar con Euskal Herritarrok, que presenta miembros de ETA en sus listas. Las diputadas Margarita Uría (PNV) y Begoña Lasagabaster (EA) han preguntado al Ejecutivo en el Congreso si piensa destituir a Villar.

El portavoz del Gobierno, Josep Piqué, calificó ayer de "desmesurada y absolutamente inapropiada" la declaración de Enrique Villar, aunque subrayó que había pedido disculpas posteriormente a los partidos del Gobierno vasco y la situó sobre la "realidad de fondo" existente en Euskadi."Una cosa es afinar la terminología, pero otra perder de vista una realidad, que es que presuntos asesinos están en las listas electorales de partidos que después pactan con otros", precisó Piqué. El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, fue todavía más condescendiente con el delegado del Gobierno y se mostró satisfecho con la aclaración posterior de Villar.

Ésta se produjo en un escueto comunicado, más de ocho horas después de sus primeras manifestaciones, que causaron un fuerte malestar en el PNV y EA. "Aunque me parezca una iniquidad hacer un pacto con EH, no ha sido mi intención calificar a sus compañeros de aventura con el mismo calificativo [asesinos]. Si se hubiera percibido así, lo aclaro en evitación de malos entendidos", rezaba la nota. "Muchos metemos la pata"

El PP vasco disculpó abiertamente las declaraciones de Villar por boca del presidente del partido en Álava, Ramón Rabanera, situándolas en el contexto de la precampaña electoral. En ese momento, dijo, "muchos metemos la pata, pero hay que entender la presión a la que estamos sometidos, y si se rectifica no pasa nada". En un acto que reunió en Vitoria a un centenar de senadores del PP con los candidatos de este partido, Rabanera dio por zanjado el incidente tras la matización que hizo el propio delegado del Gobierno. Incluso contrapuso su actitud de aclarar el sentido de sus palabras con la de aquellos que "meten la pata y luego no rectifican", en alusión a políticos nacionalistas.

Sin embargo, las aclaraciones de Villar no han satisfecho a los partidos a los que dirigió sus invectivas. La diputada del PNV Margarita Uría ha presentado una pregunta al Gobierno de José María Aznar en la que inquiere si piensa cesar a su delegado en el País Vasco "por llamar asesino a un Gobierno que tiene un respaldo mayoritario en un Parlamento elegido democráticamente". Por su parte, la diputada de Eusko Alkartasuna Begoña Lasagabaster ha anunciado su intención de hacer lo propio en la próxima sesión de control al Ejecutivo en el pleno del Congreso. Enrique Villar (Logroño, 1939) está al frente de la Delegación del Gobierno en Euskadi desde mayo de 1996. Es ingeniero agrónomo y tiene una larga trayectoria política en Vitoria iniciada con la UCD, de donde arranca su conexión con Mayor Oreja. Su carácter fuerte e impetuoso le ha originado más de un encontronazo con los partidos nacionalistas, que, por otro lado, tratan de ignorar deliberadamente la figura institucional del delegado del Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de mayo de 1999.

Lo más visto en...

Top 50