Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La élite de la arquitectura internacional apoya a Maragall 150 arquitectos firman un manifiesto en favor del ex alcalde

Un total de 150 arquitectos de todo el mundo han firmado un manifiesto en el que expresan su apoyo a Pasqual Maragall en la carrera hacia la presidencia de la Generalitat. El texto fue presentado ayer en el edificio Mies Van der Rohe, en Barcelona. Los arquitectos hacen un llamamiento para llevar al conjunto de Cataluña el proceso de transformación y modernización vivido en Barcelona durante los años en los que fue alcalde Maragall, al tiempo que reclaman un debate sobre política territorial.

El candidato socialista a la presidencia de la Generalitat, Pasqual Maragall, afirmó, durante la presentación de la Plataforma de Arquitectos que apoyan su candidatura, que su intención es renovar el espacio público de Cataluña siguiendo la experiencia de Barcelona con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992. En la presentación, que se llevó a cabo en el Pabellón Mies Van der Rohe de Barcelona, Maragall declaró que el objetivo del Partit dels Socialistes (PSC) coincide con la voluntad de los arquitectos de abrir un debate sobre política territorial y utilizar Barcelona como "una carta de presentación para Cataluña". Representantes de la Plataforma de Arquitectos aseguraron que "el impulso arquitectónico y urbanístico fue fundamental para la transformación de Barcelona" y expresaron su confianza para que "este mismo impulso, que fue tan eficaz en Barcelona, se pueda aplicar en toda Cataluña". En esta plataforma, que ha recogido unas 150 firmas de arquitectos para apoyar la candidatura de Maragall, figuran nombres de prestigio como Norman Foster, Richard Meier y Arata Isozaki, algunos de ellos ligados a obras emblemáticas inauguradas con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992. Durante el acto, Maragall también explicó que uno de los proyectos del PSC es "renovar la costa y mejorar los ríos y las montañas de Cataluña", aunque afirmó que "será un proyecto difícil, ya que no se trata de hacer nada nuevo, sino de renovarlo". Maragall se refirió al paisaje de la costa catalana con la expresión "muro de la vergüenza", y añadió que se construyó antes de los mandatos de Pujol, pero que éste no ha hecho nada para dignificar la situación. El modelo para ello, dijo, es la reforma de Ciutat Vella: no hay que tirarlo todo, sino aplicar una política de corrección y mejora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de mayo de 1999