Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

TVE emitirá un especial sobre la aventura de 'Al filo de lo imposible' en el Polo Norte

Televisión Española reconstruye en una sala de montaje la última aventura de Al filo de lo imposible. Las impactantes imágenes de un viaje de 1.000 kilómetros a pie hasta el Polo Norte geográfico verán la luz en un programa especial que la cadena estatal emitirá en las próximas semanas. Ayer, los miembros de la expedición de Televisión Española y la Escuela Militar de Alta Montaña de Jaca visionaron algunas tomas de la travesía polar.

Antonio Perezgrueso aseguró haber registrado imágenes "superespectaculares", y Ramón Larramendi, el cámara que filmó todo el viaje ártico, describió las dificultades de su trabajo. "Cada segundo de filmación era un esfuerzo enorme. Tenía que mantener las manos calientes pese a los 40 grados bajo cero". Confesó que "la prioridad del día era sobrevivir, llegar al final de la jornada sin haberse congelado". A punto estuvo de incumplir esa premisa cuando bajo sus pies se movió el hielo y cayó al agua.También el comandante Benito Molina, encargado de la alimentación, tuvo un peligroso chapuzón. Superó la amarga prueba gracias a la rápida intervención de sus compañeros, que montaron la tienda de emergencia con una temperatura ambiente de 30 grados. Con accidente o sin él, Molina opina que "el Polo norte es pérfido, porque el hielo te agarra, te asfixia y no te deja respirar".

El comandante Francisco Gan, que ha cruzado "el fin del mundo" tres veces -ha conquistado también el Polo Sur geográfico y el Everest-, aseguró que el nivel de sufrimiento en el Polo Norte es muy superior al de cualquier otra de las expediciones en las que ha participado. "El Ártico es la anarquía llevada al movimiento. Está plagado de canales erráticos. Es un laberinto".

Al llegar a este punto extremo del planeta experimentó un sentimiento de miedo y, al mismo tiempo, de alivio. "No queda ningún otro Polo, lo que significa que podré quedarme en casa una temporada", comentó con marcada ironía.

La expedición polar, planificada durante dos años por el teniente coronel Francisco Soria, estuvo a punto de irse al traste en más de una ocasión. "Durante la segunda quincena de marzo", cuenta Soria, "las temperaturas eran inusualmente bajas y el rendimiento en kilómetros era muy bajo. No llegamos a hablar de retirada, pero el asunto no tenía buen color".

Suerte

De hecho, el propio Soria fue sustituido durante 700 kilómetros por el alférez Javier Barba. "Tuvimos la dosis de suerte necesaria en los momentos justos para llegar al Polo Norte y para bajar de la cumbre del Annapurna en la misma semana", tercia el director de Al filo de lo imposible, Sebastián Álvaro, consciente de que la apuesta era "ambiciosa, arriesgada y difícil".Durante los 60 días que duró el viaje hasta alcanzar los 90º Norte, los miembros que protagonizaron la travesía sufrieron situaciones de pánico. El examen médico ha concluido que han experimentado "alteraciones psíquicas", pero que "no están más locos que antes de comenzar la expedición".

Los miembros de la expedición española que ha llegado al Polo Norte el 28 de abril llegaron a España, desde Moscú, el pasado día 6, tras recorrer mil kilómetros por un mar helado. La salida se produjo el 1 de marzo y, tras casi dos meses de travesía, la llegada a los 90 grados latitud norte se produjo a las siete y cuarto de la mañana, hora española, del 28 de abril. La temperatura era en ese momento de 35 grados bajo cero.

Los responsables de Al filo de lo imposible declararon ese mismo día desde la base móvil rusa de Borneo que la hazaña cumplida en el Polo Norte supone "cerrar un ciclo" para el programa, que lleva 15 años en antena en TVE. "Al principio no nos habíamos propuesto conquistar los tres polos del planeta, pero cuando subimos al Everest en 1992 comprendimos que nuestro destino nos empujaba hacia la Antártida, y, luego, hacia el Polo Norte", declaró Álvaro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de mayo de 1999

Más información

  • El equipo del programa ultima el montaje de "imágenes superespectaculares"