Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bilbao definirá en un mes la red de 30 kilómetros de "bidegorris"

El Ayuntamiento de Bilbao definirá en un mes la red de bidegorris que habilitará en gran parte de los barrios de la ciudad. Un estudio elaborado con la UPV ha inventariado 120 calles con un total de 77 kilómetros, aunque los responsables municipales calculan que los carriles para bicicletas totalizarán finalmente cerca de 30 kilómetros. La iniciativa se inscribe en el propósito municipal de impulsar la bicicleta como medio alternativo de transporte, uno de los puntos del pacto de gobierno PNV-PSE-IU. La concejal de Empleo y Medio Ambiente, Julia Madrazo (IU), detalló ayer el plan de bidegorris, iniciado en octubre pasado, que recoge las dificultades físicas o de seguridad para su implantación y las zonas de más interés, en función de la población potencial usuaria de la bici. El estudio de la UPV constata que la red debe ser más amplia en las zonas con mayor uso del vehículo privado, como Abando, Deusto y el Casco Viejo, barrio donde "el viario más adecuado sería el borde de la Ría y quizás una unión desde el Ayuntamiento hasta Atxuri". "Si queremos quitar viajes al automóvil, se debe diseñar una red de bidegorris dirigida a captar viajes habituales de residentes y que deberá tener una mayor presencia en esos barrios, donde se concentra el 70% de los viajes en automóvil", señaló Julia Madrazo. El estudio ha constatado que el 40% de la población bilbaína, casi 150.000 vecinos, vive en barrios "con desniveles importantes", lo que limita el uso de la bicicleta, por lo que se recomienda que se compatibilice con otros medios de transporte. "Hacer posible esa intermodalidad supone disponer de la posibilidad de utilizar la bicicleta en conjunto con el transporte público. Ello hace necesario habilitar aparcamientos en las proximidades de estaciones de tren, metro y paradas de autobuses". Madrazo puntualizó que la red tratará de no suprimir aparcamientos para vehículos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de mayo de 1999