Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres familias de Panrico impugnan la fusión de las empresas del grupo

Tres de las familias que fundaron las empresas del grupo Panrico -Ugarte, Vilaseca y Serrano- han impugnado los acuerdos de fusión de las compañías del grupo -Panrico y Donuts- por disconformidad con las valoraciones que se otorgan a las empresas. Los accionistas, que creen que la fusión favorecería a Albert Costafreda, piden al juez, en tres demandas, la suspensión cautelar de la fusión.

Tres de las familias fundadoras de Panrico, mayoritarias en las sociedades Donut, consideran que se ha producido un fraude de ley puesto que los acuerdos de compraventa con el grupo inglés Allied Domecq vulneran el pacto de sindicación de las acciones. Por todo ello, estas familias decidieron impugnar los acuerdos de los consejos sobre la fusión, tras votar y perder una acción de responsabilidad contra la presidencia que ocupa Albert Costafreda. El abogado Genís Marfà, representante de estos accionistas, afirmó ayer que ha solicitado medidas cautelares para paralizar la fusión. Las familias Ugarte, Vilaseca y Serrano consideran que las ecuaciones de valoración entre las sociedades del grupo que se pretenden fusionar les discriminan y benefician a Albert Costafreda. Estas valoraciones se hicieron "por acuerdo explícito de ambos consejos, el de Panrico y el de Donut", señalan fuentes próximas a Costafreda. KPMG valora en 42.345 millones de pesetas Panrico y en 17.262 millones Donut Corporación Española, Donut Valencia y Donut Corporación Norte. Los pequeños accionistas aportan una valoración de la Universidad de Girona que equipara el valor de Panrico al de las tres firmas de Donut. Los demandantes señalan que Allied Domecq ha aceptado una oferta por su participación en el 50% del grupo de 22.400 millones de pesetas, por lo que afirman que el valor total del grupo debería ser de 44.400 millones. La normativa legal establece que el Registro Mercantil nombre un experto (Deloitte-Touche) para que revise las valoraciones; después se expondrán los resultados en una junta general extraordinaria de accionistas. Los accionistas dispondrán de 30 días para analizar la cuestión antes de votarla. Marfà considera que la revisión de los expertos del registro analizará el método utilizado, pero no los datos de las empresas que dan pie a su proyección en el futuro. Las valoraciones deberían hacerse, según su opinión, por el sistema de relacionar precio con beneficio (PER), que es el que se utiliza con las compañías que cotizan en bolsa. Sin embargo, el sistema propuesto por Costafreda se basa en la capacidad de generación de recursos de las firmas antes de impuestos y de amortizaciones. Los demandantes no están en contra de la fusión de las sociedades, afirmó su representante, sino en contra de las valoraciones de las sociedades Donut, en las que Costafreda es minoritario. Los tres demandantes fueron fundadores del grupo junto a las familias Costafreda y Ribera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de mayo de 1999

Más información

  • Los accionistas han solicitado medidas cautelares