Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dos socialistas de Madrid investigados serán excluidos definitivamente de la lista autonómica

Los dos dirigentes de la Federación Socialista Madrileña (FSM) investigados por la Comisión Federal de Ética están excluidos de la candidatura para la comunidad de Madrid. Ésta es la interpretación sin paliativos que efectúa la Ejecutiva Federal socialista. La decisión tomada hace dos semanas por el comité federal de borrar de la candidatura madrileña a Virgilio Cano y Fernando Abad, que figuraban en los números seis y ocho respectivamente, según la lista remitida por el comité regional de Madrid, es irreversible, según informaron ayer a este periódico fuentes de la máxima dirección socialista. Estos interlocutores aseguraron que para que la decisión sea definitiva sólo falta que la FSM proponga a otras personas y que se reúna el comité federal de listas para darles el visto bueno como han tenido que hacer con todas las candidaturas.

Los dirigentes consultados de la Ejecutiva Federal reconocen que este asunto les resulta muy desagradable pero que la decisión está ya tomada desde que el comité federal decidió excluirles de la lista al entender que el espíritu de la recomendación del Comité de Ética así lo recomendaba. Los miembros de este comité, que preside el exministro de Justicia, Tomás de la Quadra, siempre han estimado que la consideración de que estas personas no deben ir en la lista autonómica no significa que tengan que ser acusados de algo en concreto. La investigación que sobre ellos han hecho versa sobre el incremento de sus patrimonios, que estiman excesivo.

Desde que hace 15 días el comité federal dejó en blanco los puestos seis y ocho de la lista autonómica, los afectados no han dejado quieto el asunto y han pedido la actuación de la Comisión de Garantías al considerar que el órgano de Ética no ha actuado correctamente.

Sombras

Los afectados argumentan que al excluirles siembra sobre ellos una gran sombra sobre su honorabilidad aunque no les acusa de algo concreto. Esta queja choca con lo que los miembros de la Comisión de Ética creen que es su labor, que no es la de acusar y juzgar, sino la de dictaminar desde el punto de vista ético el comportamiento de los militantes y dirigentes socialistas. No sólo los afectados han recurrido a la Comisión de Garantías sino que también lo ha hecho la mayoría de los secretarios de las agrupaciones socialistas madrileñas y la propia ejecutiva de la FSM. El deseo de solidaridad hacia estos veteranos dirigentes socialistas continúa y anoche mismo estaba prevista una reunión en un hotel madrileño convocada por el diputado José Acosta, a cuyo sector pertenece Fernando Abad. En la antigua denominación de las familias en el PSOE, Abad pertenecería al sector del guerrismo en tanto que el otro afectado, Virgilio Cano, estaría encuadrado en el sector renovador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de abril de 1999