Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los populares se querellarán contra quienes impliquen a Aznar

La dirección del PP acusó ayer al PSOE del "montaje infame y miserable" para implicar a José María Aznar en el caso Zamora. El portavoz del partido, Rafael Hernando, justificó esa línea estratégica de ataque de los socialistas hacia Aznar en que "no existen otras cuestiones serias de carácter nacional" que achacarle. Hernando advirtió a los "irresponsables políticos" socialistas que intentan etiquetar el caso Zamora como caso Aznar que el PP estudiará sus manifestaciones para ver si emprenden acciones judiciales, como en su día ya realizaron contra un constructor que avanzó esa posibilidad. El PSOE, lejos de achantarse, tramitó ayer una pregunta para respuesta de Aznar en la sesión de control del próximo miércoles en el Congreso, en la que le plantean: "¿Qué posición política adoptará el presidente del Gobierno si se confirma lo declarado por el constructor Antonio Sangregorio?". Lo que este constructor afirmó ante el juez del Tribunal Supremo es que había aportado 750.000 pesetas para la campaña de Aznar en 1987 a la Junta de Castilla y León. También aseguró que dos diputados nacionales del PP, José Manuel Peñalosa, imputado en este caso, y Luis Ortiz, le habían ofrecido 20 millones si guardaba silencio y negaba ese ofrecimiento en una primera declaración oficial.

PSOE: donativos ilegales

El secretario del área municipal de la Ejecutiva socialista, Alfonso Perales, tras requerir explicaciones a Aznar, se mostró sorprendido porque el vicepresidente primero, Francisco Álvarez Cascos, reconociese esos "donativos" como "honestos y sin contrapartidas". Perales demandó toda la información sobre esos pagos que catalogó como ilegales porque, aunque asumió que en 1987 no existía la Ley de Financiación de Partidos Políticos, sí había "una ley electoral vigente que impedía ese tipo de donaciones y obligaba a que se declararan". Perales relacionó estos donativos en Zamora con el "soborno político al tránsfuga del PSOE que permitió al PP obtener la mayoría en la Diputación". Demetrio Madrid, uno de los socialistas que primero reconvirtió el caso Zamora en caso Aznar, insistió en esa tesis. Por su parte, el expresidente Felipe González fue muy escueto al referirse a este asunto. Se limitó a preguntar qué hubiera ocurrido si ésto le sucede a él hace 10 años en el Parlamento.

Hernando advirtió de que su partido ya había "presentado una querella contra el constructor que dijo que Aznar había recibido unos talones". Auguró que habrá más contra los que impliquen a Aznar. Y apostilló que "el PP no tiene ninguna trama de financiación ilegal en Zamora".

El candidato de IU a la presidencia de Castilla y León, Antonio Herreros, reclamó que Aznar dé explicaciones en el Parlamento y afirmó que las declaraciones de Sangregorio "evidencian irrefutablemente la participación directa de Aznar en la trama de financiación ilegal del PP". Felipe Alcaraz, portavoz de IU en la Cámara baja, añadió que Aznar no puede eludir esas explicaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de abril de 1999