Tribuna:DE PASADATribuna
i

Famosos

ANTONIO FERNÁNDEZLa bella más bella de España visitó el pasado martes la ciudad de Córdoba. Lorena Bernal, la flamante ganadora del certamen miss España 99, devolvió así a la asociación de peluqueros local el privilegio de lucir sus creaciones en la pasarela que le propició el acceso a la fama. Tras los abrazos de bienvenida en la estación del AVE, el relaciones públicas de los artistas capilares, José María Navarro, trasladó a la joven hasta el consistorio municipal. Aquello parecía el antiguo concurso televisivo Reina por un día, el segundo del alcalde, Luis Martín, aprovechó la ausencia de su jefe para hacer los honores a Lorena. Recepción y gira por el Ayuntamiento con el fin de que la chica se enterara de cómo funcionan las cosas por aquí. Para que luego lleguen los socialistas y acusen a Merino de opacidad en la gestión municipal. Terminado el encuentro con el responsable de Urbanismo, la teniente de alcalde de Participación Ciudadana, Amelia Caracuel, tomó las riendas de la visita. Paseo por la planta noble de la casa saludando a la parroquia. Al paso de la joven, las cabezas iban asomando por los despachos. Quien no quiso perderse detalle de tan magna presencia, fue el portavoz adjunto del grupo popular en el Parlamento andaluz, Salvador Fuentes, que, por casualidad, no sean mal pensados, se encontraba en el Ayuntamiento. Sacando de sí al niño travieso que lleva dentro, con mucha simpatía, Fuentes se adelantó a la comitiva y le zampó dos besos a la morena argumentando su condición de periodista. No tenemos constancia de si la joven coló. Para terminar, y como colofón a la visita, Lorena recibió del consistorio un bonito juego de catavinos y un plato de cerámica cordobesa. Repuestos de la presencia de tanta belleza, apareció por los pasillos del Ayuntamiento Enrique del Pozo, antiguo miembro del famoso dúo infantil Enrique y Ana. Al parecer, el ex cantante tenía unos asuntos pendientes con la concejalía de Cultura, ya que fue el manager de la muestra fotográfica de Angello Frontini, expuesta recientemente en la Posada del Potro. Desafortunadamente, el rey del hulahop no se cruzó con la reina de la belleza. Figúrense ustedes un flechazo y boda en el Álcazar con Merino presidiendo en plena campaña electoral. Una lástima, otra vez será.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 15 de abril de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50