Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jorge Perugorría presenta en Canal + una noche dedicada al cine cubano

Tocados por la fantasía. Así sentía el poeta cubano Virgilio Piñera la capacidad narradora de sus paisanos. Decía que "si Kafka hubiera nacido en Cuba, habría sido un escritor costumbrista", recuerda el cineasta Tomás Gutiérrez Alea en las imágenes que abren hoy en Canal + (a las 23.41) un documental de una hora dedicado a los 40 años de historia del ICAIC, el Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográfica.Presentado por el actor Jorge Perugorría y producido por Ricardo de Frutos, Julio Calistro y Jordi Espresate, cierra una noche dedicada a la filmografía de esta isla caribeña, que se abre con el cortometraje Dolly Back (22.00) y el largometraje Plaff (22.12), ambos dirigidos por Juan Carlos Tabío, codirector con el desaparecido Gutiérrez Alea de las películas Fresa y chocolate y Guantanamera.

La figura de Titón Gutiérrez Alea, cuyas palabras se rescatan al comienzo del documental, planea sobre gran parte del mismo, ya que su obra contribuyó a la difusión internacional del cine cubano. La muerte de un burócrata y Memorias del subdesarrollo ya sorprendieron antes de "la efervescente" (según la actriz Mirta Ibarra) Fresa y chocolate. Y es su protagonista, Jorge Perugorría, quien hace de anfitrión por La Habana a las cámaras, testigos de las aventuras fílmicas de quienes hicieron posible el ICAIC. Entre ellos: Alfredo Guevara, Humberto Solás, Julio García Espinosa, Octavio Cortázar, Juan Carlos Tabío o Juan Padrón (creador de Vampiros en La Habana), David de los dibujos animados frente al Goliat industrial de Estados Unidos. Y como él, los hijos del ICAIC han trabajado (hasta en las bandas sonoras) desde la convicción de fundir las iniciativas artísticas personales con la conciencia colectiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de abril de 1999