La fiscalía italiana pide 15 años para Andreotti por pertenencia a la Mafia

El juicio iniciado en 1995 en el Tribunal de Palermo contra el exprimer ministro italiano Giulio Andreotti, acusado de asociación mafiosa, entró ayer en su recta final, con la petición de 15 años de cárcel para el hoy senador vitalicio, hecha por el fiscal Roberto Scarpinato. Andreotti, que ha cumplido ya 80 años, fue siete veces primer ministro y 21 veces ministro en diferentes Gabinetes italianos, lo que le convierte en una de las figuras esenciales de la Democracia Cristiana y de la Primera República.

"Es muy fácil pedir condenas cuando como ha hecho el ministerio fiscal se ignoran totalmente las pruebas contrarias", declaró ayer el anciano estadista a través de un comunicado difundido en Roma por sus abogados.El voluminoso material de la requisitoria, que comenzó en enero pasado, contiene conclusiones de enorme gravedad para el político democristiano. De acuerdo con el escrito del fiscal, "Giulio Andreotti puso a disposición de Cosa Nostra la influencia y el poder de que disponía como figura clave de una corriente política, participando personalmente en encuentros con exponentes destacados de la Mafia". De esta forma, prosigue el escrito del ministerio público, "Andreotti ha sido la llave de acceso que ha permitido a la Mafia penetrar los centros de poder en calidad de protagonista. Su posición (la de Andreotti) ha sido formalmente superior a la de los capos mafiosos ya condenados. La corriente andreottiana (dentro de la Democracia Cristiana) se convirtió con el tiempo en una estructura al servicio de Cosa Nostra".

La fiscalía de Palermo abrió la investigación contra Andreotti en marzo de 1993, tras el testimonio de un mafioso arrepentido, Balduccio Di Maggio, que relató el encuentro en Palermo del padrino mafioso Salvatore Totó Riina con Andreotti, cuando éste era primer ministro italiano. Según Di Maggio, Andreotti besó a Riina en la mejilla, símbolo de pertenencia a la mafia. Otros 37 arrepentidos de Cosa Nostra han denunciado posteriormente al senador vitalicio, acusado principal en otro proceso por el asesinato en 1979 del periodista Mino Pecorelli.

La tesis de la acusación en el juicio de Palermo es que Giulio Andreotti habría obtenido favores de la mafia en los años setenta para hacer prevalecer la corriente democristiana que encabezada. A cambio de este apoyo, se habría comprometido a aliviar las condenas del proceso contra Cosa Nostra celebrado a finales de los años ochenta en Palermo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 08 de abril de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50