Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los restos de Boccherini, en un solar de la iglesia

Madrid, según la historiadora María Isabel Egea, es la ciudad que más muertos ha perdido en su historia. Y no le debe faltar razón, porque nadie sabe a ciencia cierta dónde se encuentran con exactitud los restos de personajes tan destacados de la historia de España y de la capital como el marino Jorge Juan, Lope de Vega, Claudio Coello, Juan de Herrera, Cervantes o Calderón de la Barca. Los restos de este último, como los del propio Quevedo, fueron trasladados de unas iglesias a otras, hasta que finalmente, a principios de siglo, se decidió enterrarlos en el Panteón de Hombres Ilustres, en Atocha. Pero, por diversas razones, principalmente políticas, sus restos volvieron de nuevo a las iglesias de donde habían partido, hasta que en algunos casos se perdió la pista de ellos para siempre.Pero entre los cuerpos desaparecidos hay uno ahora que amenaza con volver a la luz: es el del compositor y violonchelista italiano Luigi Boccherini, nacido en Luca en 1743 y fallecido en Madrid en 1805.

Los estudiosos creen que Boccherini fue enterrado en un convento situado junto a la basílica de San Francisco el Grande. Este cenobio, derruido durante la guerra civil, es actualmente una solar del centro de Madrid, entre cuyas tierras se encuentra la tumba del músico italiano más grande de su tiempo, comparable a contemporáneos como Haydn y Mozart.

El arzobispado madrileño quiere construir en esta parcela unas oficinas (tres pisos de altura y dos de subterráneo, según el proyecto que han hecho llegar a la Comunidad de Madrid), pero antes tendrán que dar una nueva sepultura al autor de 137 quintetos de cuerda, 97 cuartetos, 12 sextetos y 42 tríos, aparte de sonatas, obras de música de cámara con guitarra o con instrumentos de viento, 11 conciertos para violonchelo y 33 sinfonías.

Los vecinos del barrio se oponen a este nuevo edificio eclesiástico: prefieren un parque público o equipamientos culturales.

Pero el arzobispado no está dispuesto a ceder: un convenio de permuta de diversos terrenos con el Ayuntamiento le da derecho a levantar un edificio de nueva planta en uno de los pocos solares del Madrid de los Austrias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de abril de 1999