Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El Liceo presenta en el Palau la ópera "Linda de Chamounix"

Casi siete años después de las representaciones de Anna Bolena en el desaparecido Liceo, la soprano eslovaca Edita Gruberova y el tenor catalán Josep Bros vuelven a protagonizar una ópera de Donizetti en la temporada liceísta. El título escogido es Linda de Chamounix, la primera de las dos óperas que el célebre compositor italiano escribió para el exigente público vienés, estrenada en 1842. El Liceo presenta la obra en versión de concierto en el Palau de la Música Catalana bajo la dirección del eslovaco Ondrej Lenard, con cuatro funciones desde mañana y hasta el 18 de abril en las que actúan también el barítono malagueño Carlos Álvarez, y la mezzosoprano rumana Carmen Oprisanu. El regreso de Edita Gruberova, una de las divas absolutas de la escena operística, y de Josep Bros y Carlos Álvarez, dos de las voces españolas de mayor proyección internacional, convierten la cita donizettiana en una de las fiestas estelares de la temporada liceísta. Dos voces catalanas, el barítono Enric Serra y el tenor Alfredo Heilbron; la mezzosoprano vasca Itxaro Mentxaca y el bajo italiano Marcello Lippi completan el reparto de la versión de concierto que dirige Ondrej Lenard, director del Teatro de la Ópera Nacional Eslovaca, al frente de la Orquesta y Coro del Liceo, preparado en esta ocasión por William Gillespie Spaulding. Medio natural El bel canto es el medio natural de Gruberova y Bros y en este terreno Linda de Chamounix, ópera semiseria en tres actos con libreto de Gaetano Rossi estrenada en el Kärntnertoteater de Viena con una acogida triunfal, les brinda excelentes oportunidades de lucimiento. La soprano eslovaca y el tenor barcelonés ofrecieron un anticipo de las bellezas musicales que encierra esta ópera incluyendo dos de los fragmentos más célebres del primer acto en el concierto que ofrecieron en 1996 en el Palau de la Música, también en el marco de la temporada del Liceo. Entre las últimas óperas de Donizetti, Linda di Chamounix constituye una curiosa obra de demi-caractère alejada de los típicos melodramas románticos, con una atmósfera más íntima, próxima a la exquisita simplicidad de La sonnambula, de Bellini. A pesar de la mediocridad del libreto -una confusa, vulgar y ridícula intriga de enamorados perseguidos en la que triunfan la inocencia y el pudor-, Donizetti creó una partitura de enorme inspiración melódica, con una decena de dúos de exquisita factura y una escena de la locura de la heroína comparable por su fuerza emocional con la de Lucia di Lammermoor. Estrenada en el Liceo en 1847, siete meses después de su inauguración, Linda de Chamounix se ha representado 96 veces en la historia del coliseo lírico barcelonés, la última en la temporada 1977-1978, con Magdalena Bonifaccio, Eduard Giménez y Antonio Boyer.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS