Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS LISTAS ELECTORALES DEL PSOE

Ciscar y Asunción negocian una gestora para cerrar la crisis del PSPV a espaldas de Lerma

El socialismo valenciano sigue en ebullición 24 horas después de que su secretario general y candidato a las elecciones de junio, Joan Romero, arrojase la toalla al sentirse desautorizado por el comité nacional del PSPV-PSOE, que rechazó sus listas. La elección de una gestora, que dirigirá la federación valenciana hasta pasados los comicios de junio, era el paso siguiente. El secretario de Organización del PSOE, Ciprià Ciscar, y el ex ministro Antoni Asunción, considerados artífices del derribo de Romero, negociaban ayer una gestora a espaldas del ex secretario general del PSPV, Joan Lerma, y del sector renovador.

El mapa socialista valenciano se complica por momentos. La tormenta desatada por la dimisión, el sábado, de Joan Romero, vencedor en las primarias autonómicas, no bajó ayer en intensidad. El secretario de Organización del PSOE, al que los partidarios de Romero acusan de "orquestar con toda frialdad" su caída ayudado de Asunción y de la corriente Izquierda Socialista (IS), preparaba un proyecto de gestora que hoy está previsto que se presente, para su ratificación, en la Ejecutiva Federal del PSOE.En la gestora, que dirigirá el PSPV hasta después de las elecciones del 13 de junio -algunos dirigentes valencianos opinan que incluso hasta después de las generales-, cuando se convocará un congreso extraordinario para elegir una nueva dirección, estará la ciscarista Juana Serna, secretaria del comité de listas que el sábado tumbó las candidaturas de Romero. También se citaban los nombres de Andrés Perelló (IS), Diego Macià, alcalde de Elche, y los ciscaristas Baltasar Vives y Francisco Ruiz y Carmen Ninet. En última instancia también se tanteó a dirigentes próximos a Romero como Pascual Azorín, Ignasi Subías, candidato a la alcaldía de Castellón, Antonio Mira-Perceval o Ignasi Pla. Fue una jornada tensa, en la que los teléfonos móviles echaban humo. Pese al baile de nombres, ayer no había una propuesta de lista cerrada.

"Es una propuesta del bloque que derribó a Romero, adornada con otra gente para legitimarla, pero sigue siendo su gestora", era la reacción a última hora de la tarde de ayer de un destacado dirigente del PSPV adscrito al sector renovador tras conocer los nombres barajados. "Es de una voracidad terrible y consuma el golpe de mano del sábado", añadió.

La propuesta que ayer circulaba marginaba además a la mayoría de seguidores del ex secretario general del PSPV y actual responsable federal de Empleo, Joan Lerma. El apoyo de parte de sus seguidores a Romero explicaría el gesto de Ciscar y Asunción hacia Lerma, se interpreta en el partido.

Unas horas antes de que se conocieran estos tanteos, Ciprià Ciscar aseguraba, en respuesta a los que opinaban que la composición de la gestora la impondría Madrid, que su intención era que la crisis se resolviese en el seno del PSPV, la segunda federación en número de afiliados. "Con la renuncia de Romero hay que buscar una dirección y un candidato nuevo y mi intención es que todo salga del comité nacional del PSPV-PSOE. Según Ciscar, quien daba casi por seguro que hoy la dirección federal del partido ratificaría la gestora valenciana, este órgano dispondría a continuación de un plazo de siete u ocho días para elegir un candidato a la presidencia de la Generalitat en sustitución del dimitido Romero. De paso, el secretario de Organización negaba la existencia de una operación de acoso y derribo contra el ya ex secretario general.

Pacificar el partido

El portavoz del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, abundó en las declaraciones de Ciscar. "La crisis debe resolverse allí", aseguró el dirigente, quien añadió que la dirección federal sólo aprobará la gestora que le proponga el comité nacional del PSPV, informa El portavoz socialista se mostró convencido de que en una crisis como la valenciana "cunde la responsabilidad y las familias se unen". La ejecutiva federal apela a la responsabilidad de los militantes y dirigentes valencianos para que elijan a la gestora y un candidato para los comicios de junio. La federación valenciana dispone de un plazo de ocho días para designar a su candidato o candidata. El tiempo apremia, sobre todo porque tan sólo restan algo más de dos meses para la cita electoral y los carteles y vallas publicitarias con la imagen de Joan Romero deben ser reemplazados.La crisis del socialismo valenciano provocó ayer las primeras reacciones en las filas del PP. El ministro de Cultura y Educación, Mariano Rajoy, que asistía en Valencia a la proclamación de Rita Barberá como candidata popular a la alcaldía de Valencia, se refirió al conflicto con ironía. "No es bueno" que la oposición "no tenga imaginación, ni grandeza, ni altura", dijo en referencia a lo ocurrido el sábado en el comité nacional del PSPV. "A lo único que pueden aspirar [los socialistas] es a embadurnarnos, porque ni son alternativa ni tienen liderazgo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de marzo de 1999

Más información

  • La ejecutiva federal del PSOE tiene previsto ratificar hoy a la nueva dirección valenciana