Un libro recupera a los cineastas de la Escuela de Barcelona

La Escuela de Barcelona (EdB) fue un movimiento cinematográfico vanguardista, vinculado a la gauche divine, que nació a mediados de los años sesenta y desapareció con la llegada de los setenta. El núcleo fundador lo constituyeron Jacinto Esteva, Carlos Durán y Joaquín Jordá, pero después se sumaron a la EdB otros cineastas como José María Nunes, Vicente Aranda, Jaime Camino, Ricardo Muñoz Suay, Gonzalo Suárez, Ricardo Bofill, Pere Portabella y Jorge Grau. Hace seis años Esteve Riambau y Casimiro Torreiro, ambos historiadores del cine y críticos -el primero del diario Avui y el segundo de EL PAÍS-, recuperaron la memoria del grupo en el libro Temps era temps. El cinema de l"Escola de Barcelona i el seu entorn. Los autores han revisado ahora aquella obra, la han ampliado y, sobre todo, han "madurado" sus primeras reflexiones en torno al movimiento. El resultado: un nuevo libro, La escuela de Barcelona: el cine de la gauche divine (Anagrama), que acaba de publicarse. El libro fue presentado ayer en sociedad. El editor, Jorge Herralde -quien también estuvo vinculado a la EdB como productor a través de su empresa Los Films de Formentera-, revivió su estrecha relación con miembros de la escuela, como Carlos Durán y Joaquín Jordá -"mis dos mejores amigos de entonces"- y calificó el movimiento de "imaginativo, pero frágil y efímero". Riambau subrayó lo importante que ha sido para él y para Torreiro haber podido revisar la obra, lo que les ha dado la oportunidad de "reenfocarla". "El nuevo libro", dijo, "es más maduro, más preciso, menos fascinado por la EdB". "Aunque", añadió, "en ningún momento matiza la visión entusiasta y reivindicativa de aquel movimiento". Estigma Torreiro recordó que sobre la EdB "cayó una suerte de estigma". "Era", afirmó, "un movimiento incómodo para el catalanismo político, ya que las películas se rodaban en castellano, y, al tiempo, era incómodo para Madrid. Allí pensaban que la EdB eran sólo cuatro pijos que hacían películas tontas, pedantes, alejadas de todo". De modo que, para los dos investigadores, era de justicia recuperar aquella vanguardia cinematográfica. "Nos parecía un suicidio cultural que se dilapidara uno de los mejores momentos del cine catalán", lanzó Torreiro, quien recriminó a las televisiones públicas que no hayan programado la filmografía de la EdB. La Escuela de Barcelona produjo una cuarentena de películas, entre ellas Lejos de los árboles (Jacinto Esteva); Brillante porvenir (Román Gubern y Vicente Aranda); Los felices sesenta (Jaime Camino); Noche de vino tinto (José María Nunes); Cada vez que... (Carlos Durán), y Tuset Street (Luis Marquina y Jorge Grau). Maria Aurèlia Capmany parla d""Un lloc entre els morts", de Joaquín Jordá, sirvió anoche para ilustrar en la Filmoteca un debate sobre la EdB, organizado con motivo de la publicación del libro.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS