Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arenas asume el papel de escudo del PP ante las denuncias de corrupción

"Los alcaldes y el Gobierno van a seguir gobernando. Le corresponde al partido entrar en campaña", anunció ayer en Sevilla Javier Arenas en el acto de proclamación de Soledad Becerril como candidata del PP a la alcaldía de esa ciudad. Arenas arremetió a continuación de nuevo contra el candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, José Borrell, a quien llamó "inquisidor frustrado" por unas declaraciones en las que éste aludió a la falta de ética de Josep Piqué, el ministro portavoz del Gobierno de José María Aznar. Los dirigentes del PP ya empezaron ayer a contraatacar a los socialistas al recordarles los casos de corrupción en los que se vio implicado ese partido en su última etapa en el Gobierno. Además, reiteraron que se defenderán de las acusaciones falsas en los tribunales y denunciaron que el PSOE no presenta alternativas. Los socialistas se volcarán en las próximas semanas en intentar derrumbar esta última imputación. Para ello han definido toda una estrategia en la que José Borrell se centrará en presentar sus ofertas diferentes a las políticas que sigue Aznar. El secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, será por su parte el ariete de los ataques contra el Partido Popular. La Ejecutiva socialista afrontará hoy ambos aspectos con la consigna de no soltar la presa de los presuntos casos de corrupción del PP tras observar el malestar con que han reaccionado los dirigentes de este partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de marzo de 1999

Más información

  • El dirigente popular llama "inquisidor" a Borrell