Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÓRMULA 1 GRAN PREMIO DE AUSTRALIA

Primer triunfo de Irvine

El piloto irlandés de Ferrari vence en Australia después de 82 carreras

La apertura de la temporada no sólo resultó interesante desde el punto de vista español. Además del estreno de Pedro de la Rosa y de Marc Gené, el Gran Premio de Australia ofreció la primera victoria en el historial del piloto irlandés Eddie Irvine, después de una de las carreras más movidas de los últimos tiempos.Irvine, de 33 años, aprovechó los incidentes que afectaron a otros favoritos, sobre todo a los McLaren-Mercedes del campeón Mika Hakkinen y de David Coulthard, retirados por culpa de sendas averías, y a su jefe de filas Michael Schumacher, para subir por fin al podio de los triunfadores. Ayer se cumplían 82 grandes premios de su debut en la F-1.

El teórico número dos de Ferrari dominó la segunda parte de la carrera y al final se dejó ir para imponerse con sólo un segundo de ventaja sobre el alemán Heinz-Harald Frentzen (Jordan-Honda). Otro alemán, Ralf Schumacher (Williams-Supertec), completó el primer podio del curso.

La lista de incidentes se abrió antes de que comenzara la carrera. En la vuelta de formación, los Stewart-Ford de Rubens Barrichello y Johnny Herbert sufrieron una avería en el motor. Sólo el primero pudo participar en el gran premio con el coche de reserva. También Michael Schumacher tuvo problemas en ese momento y tuvo que partir desde la última posición de la parrilla, detrás de Gené.

Cuando el semáforo se puso verde, no arrancó el Sauber de Jean Alesi y en la primera vuelta se salió de la pista Damon Hill (Jordan-Honda). Parecía que los McLaren podrían repetir cómodamente su doblete del año anterior en Melbourne. Al cabo de cuatro vueltas, Hakkinen y Coulthard le llevaban casi diez segundos a Irvine. Entonces hizo su primera aparición el coche de seguridad, como consecuencia del accidente de Jacques Villeneuve (BAR) en la 14ª vuelta, y el pelotón se reagrupó. Al volver a acelerar, Coulthard notó un problema en el cambió y abandonó, dejando solo a Hakkinen en cabeza.

El actual campeón volvió a escaparse, pero tuvo que volver a entrar el coche de seguridad después de otro accidente -Alessandro Zanardi (Williams)-. También le sentó mal a McLaren porque a Hakkinen se le averió el acelerador y se retiró en la vuelta 23. A partir de ahí Irvine asumió el liderato y no lo abandonó ni cuando Frentzen le presionó, en el momento en que ambos repostaron simultáneamente.

El rosario de abandonos no afectó únicamente a los importantes. Sólo ocho coches llegaron a la meta, y el último fue el Ferrari de Michael Schumacher, a una vuelta de su compañero. El piloto alemán protagonizó una primera remontada después de sus problemas en la salida, pero un pinchazo arruinó su opción.

Así, los dos favoritos comienzan la temporada con un cero. La próxima carrera se disputará en Brasil el 11 de abril, pero antes la mayoría de equipos entrenarán en Montmeló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de marzo de 1999