Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Sobre la utilidad del crítico

Hace ya más de un mes tuve la oportunidad de ver en un cine de Madrid una película titulada El extranjero loco. Al igual que los amigos que me acompañaban quedé boquiabierto, absolutamente deslumbrado y tremendamente agradecido al creador de esta impagable obra de arte.De regreso a mi casa, mientras saboreaba cada momento de la película, una sensación de tristeza invadió mi cuerpo ante la idea de que mucha gente iba a perdérsela.

Recordé que esa noche la sala hubiera estado desierta de no ser por nosotros y que, como suele ocurrir en este tipo de circunstancias, no tardarían en retirarla de la única sala donde se proyecta en todo Madrid.

He buscado incansablemente referencias a esta película y apenas he encontrado una reseña sobre ella. Considero que los críticos de cine habrían dado razón a su trabajo de haber dicho al menos que existía. Podrían haber hecho algo útil, pero encuentran que reincidir una y otra vez en las mismas películas de explotación comercial media es más importante.

Seguramente ya sea muy tarde, porque debido a la escasa promoción de esta película, por no decir inexistente, y a la ceguera de los críticos de cine, El extranjero loco ya sólo aguanta en un cine de Madrid los viernes y sábados de madrugada. Para la historia, El extranjero loco no necesita la ayuda de ningún crítico.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de febrero de 1999