Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Balza salva el modelo mixto de representación sindical en la Ertzaintza con los votos de EH

El consejero de Interior, Javier Balza, salió ayer airoso de su primer cuerpo a cuerpo parlamentario con la oposición gracias a la colaboración de EH. Los tres partidos nacionalistas echaron por tierra la proposición de ley socialista para modificar el sistema mixto de representación de la Ertzaintza definido en la Ley de Policía en favor de la elección de todos los delegados por sufragio directo. Los votos de EH fueron decisivos para evitar la derrota ante la unidad de la oposición. Los diputados de la marca electoral de HB no hicieron uso de la palabra en ningún momento.

El acuerdo de hecho entre las dos formaciones que sostienen al Gobierno de Juan José Ibarretxe y la coalición independentista funcionó ayer a la perfección en la Cámara vasca. El silencio de los portavoces parlamentarios de EH en el debate promovido por el grupo socialista para cambiar el sistema de representación sindical en la Ertzaintza fue sepulcral. Prefirieron hablar sólo con los votos, al apoyar la postura del PNV y a EA. Ni siquiera se acogieron a la percha que la pasada semana les brindó Balza al defender el sistema mixto de representación como un ejemplo más de un "marco autónomo de relaciones laborales", objetivo prioritario de las centrales nacionalistas ELA y LAB. El portavoz socialista de Interior y Justicia, Víctor García, defendió el sistema basado en el sufragio directo y mostró "serias dudas del carácter democrático" del sistema mixto, vigente desde 1992, pero que nunca se ha puesto en marcha por la oposición de la mayoría sindical formada por Erne, Comisiones y UGT. García dijo que el rechazo de la proposición suponía desperdiciar una oportunidad para "iniciar una nueva etapa en las relaciones laborales" con las tres centrales, que pusieron en jaque a los anteriores responsables de Interior en los últimos dos años. El argumento de paz sindical también fue esgrimido por el popular Carlos Urquijo. La confidencialidad Tanto el PP como los representantes de UA y de IU defendieron que el sufragio directo es más democrático que la elección de delegados en función de la afiliación y cuestionaron la confidencialidad del sistema de entrega de datos a la comisión formada por los decanos de los colegios de abogados. Enriqueta de Benito (UA) llegó más lejos. Dibujó un país en el que los ciudadanos "vivimos aterrorizados" y aseguró que los agentes "se echarán a temblar por el apoyo de EH" y porque esos datos lleguen al final a manos de los que "hasta hace poco mataban ertzainas". También el promotor de la proposición de ley reconoció que "los ertzainas tienen miedo a revelar su noble profesión". El portavoz de IU, Javier Madrazo, advirtió del peligro de cerrar en falso este debate y de "enquistar la situación hasta hacerla insostenible". De hecho, Comisiones reiteró ayer su negativa a entregar sus datos. El peneuvista José Antonio Rubalkaba subió a la tribuna con la sentencia del Tribunal Superior de Justicia vasco en la que se apuntaba que el sistema mixto de representación ofrecía las "suficientes garantías" y que los datos facilitados por las centrales no iban a ser conocidos "ni por la Administración ni por terceros". Argumento que cuestionó De Benito al recordar que identidades de agentes policiales que actuaban como testigos protegidos han sido sustraídas de sumarios cuando se encontraban en sede judiciales, como sucedió en la Audiencia bilbaína. Rubalkaba y el portavoz de EA, Jon Goikoetxea, defendieron la confidencialidad y las garantías del sistema de entrega de datos (método ciego) y el portavoz del PNV acusó a la diputada foralista de "imaginación de novelista de futuro, como Julio Verne". "¿Tiene dudas sobre los decanos de los tres colegios de abogados?, pues no son militantes del PNV", dijo. EA defendió en su programa electoral para los comicios autonómicos "impulsar un nuevo consenso que permita hacer efectiva la representación sindical del colectivo de la Ertzaintza". Ayer, Goikoetxea ni siquiera entró en el asunto del consenso y sólo dijo que "hay garantías para garantizar la confidencialidad". Al término de la votación -31 votos a favor de la proposición del PSE, 38 en contra y 1 blanco- Balza mostraba su alegría y comentó a los periodistas: "Aunque no os lo creáis no sabíamos lo que iba a hacer EH. Minutos antes de la votación el propio Ibarretxe me preguntaba como iba a ir este asunto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de febrero de 1999

Más información

  • Los portavoces de la marca electoral de HB no tomaron la palabra para defender su postura