Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AJEDREZ: TORNEO DE LINARES

Kaspárov arriesga, vence a Adams y toma el mando

Gari Kaspárov recordó de nuevo a quienes aspiran a destronarle que nunca podrán hacerlo sin arriesgar. Para dar ejemplo, se metió en un lío impredecible contra el británico Michael Adams (líder hasta ayer), salió airoso y se colocó en cabeza del Ciudad de Linares tras cinco rondas de las catorce previstas.El campeón ya mostró sus ganas de morder el jueves por la noche, cuando unos deportistas juveniles que se alojan en el mismo hotel tuvieron la ocurrencia de llamar a su habitación para poner a prueba su sentido del humor. Kaspárov bajó a la recepción como una fiera en busca de una solución imposible; no quería desconectar el teléfono porque recibe llamadas constantemente.

Para despejar cualquier duda sobre su actitud de ayer -el jueves había empatado sin arriesgar con su exalumno Vladímir Krámnik- bastaba con asomarse entre bastidores durante las partidas. Mientras Krámnik y el indio Viswanathan Anand analizaban juntos las variantes del rápido empate que acababan de firmar, Kaspárov paseaba militarmente por la alfombra que comunica el escenario con los retretes a la espera de las respuestas de Adams. El ruso entraba a menudo en los aseos -costumbre frecuente de los ajedrecistas bajo tensión extrema- y salía a veces con la cara remojada para reanudar el incesante ir y venir.

Pero Adams mantenía la sangre fría y buenas posibilidades de ataque contra el rey. Ambos se apuraron de tiempo y llegó el momento clave: en lugar de simplificar la posición y lograr ventaja a largo plazo, Kaspárov aceptó el reto, complicó aún más la situación e hizo que el tablero ardiese. Con un ojo en el reloj y el otro en el fuego, Adams se arredró y optó erróneamente por apagarlo: los grandes maestros y las computadoras indicaban que el británico tenía ventaja. Esta vez Kaspárov lo vio claro y fue práctico: cambió las piezas superfluas y se quedó con las que le daban una ventaja decisiva. Entonces aplicó su técnica exquisita y logró la victoria tras luchar durante cinco horas y media.

Esa partida duró casi tres veces más que la de Krámnik (3º del mundo) con Anand (2º). El ruso introdujo en la sexta jugada una novedad muy interesante para los profesionales pero soporífera para los aficionados de a pie. En todo caso, Krámnik dejó claro que su principal objetivo era no perder; y como Anand se defendió bien, hicieron tablas.

Otros resultados: Leko ganó por tiempo a Ivanchuk; Topálov empató con Svídler.

Clasificación: 1º Kaspárov 3,5 puntos; 2º-3º Adams y Svídler 3; 4º-6º Anand, Krámnik y Topálov 2,5; 7º Leko 2; 8º Ivanchuk 1.

Más información y partidas comentadas en EL PAÍS Digital (www.elpais.es).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de febrero de 1999