Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro alud de nieve añade más desaparecidos a la tragedia en los Alpes austriacos

Al menos 18 personas murieron y 32 permanecen sepultadas bajo la nieve tras los dos enormes aludes que ayer y el martes arrasaron parte de la localidad de Galtür, en los Alpes austriacos. El alud del lunes causó al menos 16 muertos. El de ayer, que provocó dos víctimas mortales, consistió en un muro de nieve de 200 metros de ancho y 10 de altura, que arrasó tres viviendas situadas entre Galtür y la también incomunicada ciudad de Ischgl. "Es la catástrofe más grave de los últimos siglos en la zona", comentó Wendelin Weingartner, jefe del Gobierno del Estado federado austriaco del Tirol.

El intervalo de buen tiempo que permitió ayer la evacuación de heridos y el envío, en helicópteros, de equipos de rescate al lugar de la tragedia resultó demasiado breve. Entre las 7 y las 17 horas del día de ayer, 150 soldados del Ejército austriaco, 40 gendarmes alpinos, 40 asistentes de la Cruz Roja y ocho perros adiestrados para el rescate y varios médicos llegaron por vía aérea a Galtür. Sin embargo, durante la mañana los equipos sólo pudieron rescatar a un sobreviviente. Los seis helicópteros del tipo Black Hawk, puestos a disposición por EEUU, tuvieron que permanecer en tierra en el aeropuerto de Innsbruck cuando empeoraron las condiciones climáticas, a las cinco de la tarde.Los 700 habitantes, y alrededor de 2.000 turistas de la que otrora fuera una idílica aldea de vacaciones de invierno, habían pasado la noche del martes al miércoles en vela. Muchos de ellos intentando socorrer a las víctimas, desesperados, prácticamente sin medios y sin ninguna ayuda del exterior. La carretera de acceso continúa todavía obstruida por otros desprendimientos de nieve. Según la gendarmería, despejar la ruta llevaría horas y se correría un gran riesgo de que se produjeran más aludes.

Los dos heridos más graves, con fuertes fracturas, han sido operados y se encuentran fuera de peligro, según comunicaron ayer los médicos de la clínica de Zams a donde fueron trasladados. El hospital ha reservado quirófanos para tratar exclusivamente a las víctimas de los aludes. Unos 400 turistas han tenido la suerte de poder ser evacuados en una operación en la que se dio la preferencia a los que estaban más afectados psíquicamente.

Las víctimas mortales identificadas, entre ellas tres niños, son de ciudadanía alemana y austriaca. Según informó el embajador de España en Viena, Ricardo Díez Hochleitner, no se tiene conocimiento de que se encuentren españoles en el lugar del siniestro.

Ya se tienen más detalles sobre la tragedia. El aumento de presión atmosférica provocada por la giganteca avalancha de nieve se percibió incluso en las localidades cercanas a Galtür. El alud, que llegó hasta el centro de la población, dejó un frente de nieve de más de 400 metros de largo y cinco de altura.

Quedan muy pocas esperanzas de encontrar supervivientes bajo la capa blanca. No obstante, un experto en rescate alpino explicó que dentro de las casas invadidas por el alud puede haber quedado algún resquicio de espacio, protegido por la construcción, que permita respirar a las victimas. Esta sería la única probabilidad de encontrar a gente con vida.

Luto y alarma

En Austria se respira luto y alarma. El Parlamento en Viena dedicó ayer un minuto de silencio a las víctimas. Desde el Vaticano, el Papa envió una misiva de condolencia. En Tirol se habla de postergar las próximas elecciones al Parlamento regional, previstas para el 7 de marzo. La propuesta fue aprobada por el jefe de Gobierno, Viktor Klima, que viajó a la ciudad cercana a Galtür que sirve de base para las operaciones de rescate.

Para la noche de ayer, los metereólogos habían pronosticado que continuarían las nevadas, si bien más leves que en los pasados días. Se advirtió a la población de las zonas de alto riesgo que no abandonaran sus viviendas. Si el domingo se cumplen las predicciones de aumento de las temperaturas, el peligro de aludes será aún mayor, dado que se desplomarían todavía más facilmente las enormes cantidades de nieve acumuladas durante las últimas semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de febrero de 1999

Más información

  • Los equipos de rescate han sacado ya 18 cadáveres, y 32 personas permanecen sepultadas