Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Estreno mormón

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días abre en Moratalaz (Madrid) un templo para España, Portugal y Francia

A sus diócesis las llaman estacas, pero en sus templos no escatiman estuco, alabastro o mármol. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días -los mormones- inaugura hoy en Moratalaz, con asistencia del alcalde, José María Álvarez del Manzano, un gran templo, de 13.000 metros cuadrados, para sus fieles de España, Portugal y Francia. Habrá jornadas de puertas abiertas desde mañana hasta el 13 de marzo.El edificio, fúlgidamente blanco -mármol italiano de Carrara por fuera y de Macael (Almería) por dentro- , pretende simbolizar la aspiración a la Luz Divina. Su torre la corona una estatua del ángel Moroni, responsable de la revelación para quienes derivaron su nombre de él: mormones. El ángel, según esa teología, proveyó en 1823 de unas lentes especiales a Joseph Smith, hijo de un zahorí; Smith había desenterrado años antes unas placas de oro escritas en idioma "egipcio reformado" y la ayuda oftalmológica del ángel le valió para descifrarlas y fundar sobre ese texto su Iglesia en 1830.

MÁS INFORMACIÓN

La obra ha costado unos siete mil millones de pesetas, pagados -señalan- con el 10% de los ingresos de sus miembros. En España son 30.000, y en Portugal, 50.000. Las comunidades autónomas con más mormones son Madrid y Andalucía, y a la cabeza de las ciudades españolas figuran Madrid y Barcelona.

"En España existimos desde 1964", dice Carlos Somoza, responsable de la Estaca Oeste de Madrid, "y aunque en el franquismo tuvimos algún problema de visados para los misioneros, luego las relaciones con el Estado han sido excelentes. Pero la anterior legislación nos permitía dar clases de doctrina en los colegios y ahora tendremos que negociar para obtener ese derecho". Otros miembros de la Iglesia comentaron ayer a este periódico que el obstáculo reside en que el Gobierno concede esa prerrogativa a confesiones religiosas con "notorio arraigo", y que en tal concepto caben musulmanes, evangelistas o judíos, pero, de momento, no los mormones.

De ellos se repite siempre que dominan el Estado de Utah (EEUU) y que practican la poligamia. Sobre lo primero dicen ser el 70% de los habitantes de Utah. Lo segundo, lo niegan. "He venido a Madrid con mi única mujer", dice Dieter Utchdorf, presidente del área de Europa oeste, que ayer hizo de guía en una visita de periodistas, previa a las jornadas de puertas abiertas previstas hasta el 13 de marzo. "La poligamia existió entre nosotros desde los tiempos de la fundación. Pero en 1890 ya desapareció. La fidelidad matrimonial nos parece muy importante". Sin embargo, en EE UU subsisten familias mormonas polígamas.

La familia es siempre protagonista en la fe mormona. En sus templos no hay un gran espacio destinado a la congregación, sino estancias de tamaño discreto -en Madrid, unas 80- "para la inspiración individual y para el círculo familiar", dice Utchdorf. La decoración interior es profusa en alfombras, fontanas floridas, cuadros piadosos de notorio cromatismo, jarrones, búcaros y espejos que, enfrentados, multiplican lo que en ellos se refleja y así "transmiten la sensación de eternidad".

Es notable la sala bautismal, con un estanque en el que el neófito se sumerge vestido de blanco, en un rito voluntario a partir de los ocho años de edad, y que sirve también para bautizar simbólicamente a los antepasados del catecúmeno. "Nuestros templos", indica Gene R. Cook, primer consejero del área de Europa oeste, "están conectados con la sede de Salt Lake City, de manera que cualquier persona, miembro o no de nuestra Iglesia, pueda conocer gratis su árbol genealógico y hacer que toda su estirpe regrese al Padre". "Los fallecidos, desde el otro lado, pueden o no aceptar", matiza Utchdorf.

Clave es la sala de Sellamiento, en la que una pareja sella su relación no sólo hasta que la muerte los separe, sino para la eternidad. Si tienen niños, la familia entera sella su unión. En los países con matrimonio civil, los mormones lo celebran antes y luego hacen el sellamiento. El templo tiene además varias salas de enseñanza, donde se instruye a los hermanos sobre la doctrina. Los mormones no tienen un clero pagado. A partir de los 18 años pueden irse de misioneros en esas clásicas parejas de chicos de aspecto hiperpulcro que se ven por la calle.

La Iglesia mormona tiene 56 templos en el mundo, y el próximo año se terminará la construcción de otros 40.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de febrero de 1999

Más información

  • La mayoría de los fieles españoles reside en las comunidades de Madrid y Andalucía