Las protestas de ganaderos, metalúrgicos, ferroviarios y tipógrafos paralizan Italia

La protesta que realizan desde hace una semana los ganaderos italianos se recrudeció ayer, tras el grave incidente ocurrido en la noche del miércoles, cuando los tractores que bloqueaban la autopista A-4, en el tramo entre Brescia y Milán, provocaron un serio accidente de tráfico a la altura de la ciudad de Calcinatello, con siete personas heridas.La policía detuvo a 26 manifestantes y requisó 60 vehículos agrícolas, despejando así el tramo afectado. Ayer, más de 300 tractores de la región del Véneto se concentraron también en la zona de Vancimuglio (Vicenza), en protesta contra las multas impuestas por la UE a 14.000 productores de leche italianos por superar las cuotas de producción asignadas al país.

En una jornada particularmente cargada de protestas sindicales, decenas de miles de obreros del metal se manifestaron en las calles de las principales ciudades industriales del país, sobre todo en Turín (sede de la Fiat) y Milán, en defensa de aumentos salariales. Ni la marcha de los tractores ni el anuncio de la huelga de maquinistas de tren que se desarrolló también ayer fueron recogidos por la prensa italiana, por una sencilla razón: como consecuencia de un paro general de trabajadores de artes gráficas que se desarrolló el miércoles, no hubo periódicos.

La protesta de los productores de leche coincidió con un paro de cuatro horas organizado en toda Italia por los sindicatos del metal, que negocian el convenio colectivo nacional. Decenas de miles de trabajadores, representantes del millón y medio de obreros del sector, se manifestaron en las principales ciudades reclamando aumentos salariales medios mensuales de 80.000 liras (unas 6.600 pesetas) para los próximos dos años y una reducción del horario laboral para los trabajadores con turnos cambiantes y puestos particularmente duros. Peticiones que, hasta el momento, han encontrado la durísima oposición de la patronal del sector y de la patronal italiana en general.

También los maquinistas de tren realizaron ayer paros de protesta contra la decisión del Gobierno de "trocear" la actual red de Ferrocarriles del Estado. Ninguno de los trabajadores que secundaron los paros pudo dedicar un minuto de la jornada a leer el periódico. No se editó ningún rotativo, a causa de la huelga de trabajadores de artes gráficas, que engloba a casi todos los empleados no periodistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de febrero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50